"En la provincia de Salta -dice Leguizamón- notamos cuatro tipos de bagualas diferenciados entre sí: la baguala del Chaco, cantada en Orán, Rivadavia y Anta; la baguala vallista, cantada en los valles de Cachi, Molinos, de Cafayate y de San Carlos; la baguala serrana, cantada en Iruya y Santa Victoria, y la baguala del Valle de Lerma.
La chaqueña
La baguala del Chaco es la de ritmos más lentos, muy primitiva, y es exclusivamente tritónica, de frases muy cortas que dan a su expresión un clima de primitivismo único. Se canta a plena voz, utilizando el falsete al finalizar sus frases.
La baguala de los Valles Calchaquíes es la más alegre, de ritmos vivaces y obsesionados y de frases ingeniosamente superpuestas. Dentro de este tipo, la tritonía es alternada por la politonía del cancionero ternario colonial, predominando la copla humorística. Se la acompaña con caja exclusivamente y acentúa el falsete. La voz por sus tonos sobreagudos adquiere un tinte adolescente o femenino, prestándose a ser interpretada con gritos entrecortados que más parecen silbos.
La de Iruya y Santa Victoria
La baguala serrana (Iruya y Santa Victoria) posee ritmos muy ágiles y su signo diferencial son sus originalísimas síncopas, que quiebran de manera irregular las frases, en un clima exclusivamente tritónico. Esta forma de baguala es a veces acompañada por la quena y el erke, antiquísimo instrumento precolombino que oficia de contrabajo y que nos da la impresión de un balido de toro, desgarrado y violento.
En el Valle de Lerma
Estos tres tipos de bagualas descriptas han llegado a nuestro Valle de Lerma, donde en las cacharpayas lugareñas y, sobre todo, en las fiestas de carnaval suelen ser interpretadas por cantores viajeros que le dan a cada una de ellas el sello particular de su lugar de origen.
Propiamente el hombre del Valle de Lerma, que ha tenido siempre la oportunidad de escuchar las variadas versiones, sintió tal influencia que creó un nuevo tipo en donde se resumen características propias de muchas de ellas. Así tenemos bagualas que se cantan en las carpas de Cerrillos, San Lorenzo, Campo Quijano, Rosario de Lerma y Chicoana, cuyo clima pentatónico se unió al tritónico para dar renovadas expresividad a esta factura musical. Las frases se han desarrollado mucho más y las variantes rítmicas se han enriquecido con el aporte del cancionero ternario colonial y la evolución sumada por los cantores populares que siempre añaden alguna nota novedosa en la interpretación individual del canto".




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 9 meses

Muy buena la nota. Me hubiera gustado que agregara algun ejemplo de cada uno de youtube o de algun canal de audio, para mejor comprension y entendimiento.

· Hace 9 meses

Capo!!!


Se está leyendo ahora