Los carnavales norteños tienen no solo un gran despliegue visual, sino un estilo distintivo, propio de la influencia legada por la cultura de las distintas etnias aborígenes que habitan la región.
En Orán los desfiles de disfraces y comparsas dan paso al característico pim pim, baile ancestral de las comunidades originarias. Además de este sello característico, los corsos de Orán son los más importantes de la provincia, no solo por la cantidad de participantes, sino por la enorme cantidad de público que convocan.
Alrededor de 10 mil personas por noche suelen reunirse para presenciar los coloridos desfiles que este año darán inicio el próximo sábado 16 de enero.
Así fue acordado en una reunión realizada entre los caciques de las agrupaciones y los representantes de la comisión organizadora de los Corsos Color 2016.
El comienzo de los desfiles estaba estipulado para el 9 de enero, pero se decidió postergar la fecha luego de que los caciques solicitaran una prórroga. Adujeron que está demorada la entrega de indumentaria y calzados.
El recorrido

Como cada año, más de 4.000 bailarines mostrarán sus trajes y destrezas en el baile a lo largo de un extenso recorrido.
Habrá comparsas autóctonas y artísticas, conjuntos tradicionales bolivianos, tropicales y autóctonos y categoría individuales.
El recorrido será por avenida López y Planes, desde San Martín hasta el sector de la plaza San Martín y Carlos Pellegrini.
Del mismo modo que el año pasado, se dispuso de una cuadra sectorizada entre calles Uriburu y 25 de Mayo.
Este año participarán 8 agrupaciones en la categoría Fantasías Tropicales y 8 en Tradicional Andino, entre otros.

Las entradas
La comisión organizadora informó que los sábados las entradas tendrán un costo de $40, mientras que los domingos, $30.

Corsos con tradición
El carnaval de Orán tiene sus propios colores. Se trata de una fiesta profundamente arraigada en el sentir popular, enriquecida por varias vertientes culturales y con una rica tradición que se pone en evidencia durante este tiempo.
Un gesto increíble
La edición de los Corsos Color 2015 sumó a sus filas a Goku, un joven con síndrome de down que participó por primera vez de manera oficial de los desfiles de los Corsos Color de Orán.
Cada noche y durante años, Roberto Daniel Castillo, más conocido como Goku, se convirtió en un ícono infaltable de los desfiles carnestolendos oranenses, ya que se "colaba" en los bailes de las comparsas.
Tiene 31 años, ama bailar, y lo hace muy bien. Cada año se convierte en el gran bailarín de los corsos, "colándose" en todos los grupos tropicales que salen en los corsos, moviéndose incansablemente, como nadie, marcando su propia coreografía, sin perder el ritmo.
El año pasado, la profesora Sandra Zegarra, cacique del grupo Impacto Tropical, se decidió y lo incorporó a la agrupación.
Pidió autorización a la familia del joven y en cuestión de horas, el popular Goku ya tenía su traje listo.
La gente quedó impactada y emocionada al ver que Goku bailaba con los colores de Impacto Tropical y hacía lo que siempre lo caracterizó tanto: reír y divertirse.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 11 meses

Comiensan los corsos de Salta, y se preparan los bolivianaos sucios


Se está leyendo ahora