Mientras el Ministerio de Trabajo convocó a una conciliación obligatoria para el próximo lunes por el conflicto que se generó en el Concejo Deliberante, los empleados del cuerpo resolvieron ayer en asamblea levantar la medida de fuerza para posibilitar que las últimas sesiones del año se puedan resolver con normalidad. El presidente del órgano legislativo, Ricardo Villada, se reunirá hoy con el titular del sindicato, Luis Rodríguez, para elaborar un acta que ratifique lo resuelto por las trabajadores, quienes resolvieron un quite coloración por un enfrentamiento con el bloque del Partido Obrero. El gremio exigía que el PO pida disculpas a los empleados por las expresiones vertidas en la sesión del 4 del corriente por los concejales Rodrigo Tolaba y Arturo Borelli, que calificaron a Rodríguez de "trasnochado" y "obsecuente", y remataron los agravios el miércoles último con el término de "golpistas" a los trabajadores porque con la medida de fuerza impidieron que el Concejo no pudiera sesionar por segunda semana consecutiva. "Si bien es loable la decisión de los empleados de levantar la quita de colaboración, me voy a reunir con el sindicato y vamos a concurrir a la audiencia de conciliación del lunes", expresó Villada. Dijo que "si bien valoramos la decisión del personal de poner fin a este conflicto, lo que queremos es que ese compromiso quede asentado en el Ministerio de Trabajo". En ese sentido, señaló que "como presidente necesito tener la garantía de que vamos a poder trabajar con normalidad hasta el 2 de diciembre".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora