El Gobierno sigue alerta a las consecuencias del veto de Mauricio Macri a la ley de cepo laboral. Más allá de las críticas de la oposición y declaraciones aisladas de líderes gremiales, los sindicatos no terminaron de definir si cumplirán con sus amenazas.
Las deliberaciones se trasladaron a Mar del Plata, en donde los jefes de las principales centrales obreras se reunían ayer al cierre de esta edición, en el marco de la Semana Social que organiza la Iglesia.
Por lo pronto, la única confirmación vino de parte del titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, quién adelantó que las 5 centrales sindicales se reunirán la semana próxima en la Ciudad de Buenos Aires para analizar eventuales medidas de protesta luego de que el presidente Mauricio Macri anunciara la decisión de vetar la ley antidespidos. "Nos vamos a reunir la semana que viene. Primero vamos a escuchar a todos los dirigentes y a partir de ahí decidiremos", dijo
Algunos sectores ya dieron señales de sus intenciones. Tal es el caso de las dos CTA, que se mostraron dispuestas a llevar adelante un paro como forma de protesta por la decisión del Presidente.
En tanto, el Partido Justicialista, promotor de la ley que sancionó el Congreso, anticipó que va a apoyar eventuales medidas de fuerza. Así lo hizo saber el titular de la fuerza, José Luis Gioja. "No somos nosotros los que tenemos que decidir, sino los trabajadores, es muy bueno no meterse en los temas de otro", señaló.
"Si deciden una medida de fuerza en contra del veto presidencial, lo apoyaremos porque creemos que es en defensa de los más necesitados, la parte más delgada de la cuerda, que es por donde se corta cuando hay problemas", advirtió el diputado nacional.
Frente a un panorama que adivina conflictivo, el Gobierno se apresuró a pedir "seriedad", a través del ministro de Trabajo, Jorge Triaca. "Hay un momento de dificultad y tenemos que trabajar con seriedad, sin politiquería y sin tratar de sacar ventaja en lo inmediato", subrayó el funcionario nacional.

La postura de la Iglesia

Además de los sindicalistas, la Iglesia Católica también fijo su postura sobre la situación del país. El titular de la comisión episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, afirmó que para salir de la pobreza es necesaria la creación de "trabajo registrado y debidamente remunerado", y pidió "no pensar en los pobres como números"

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora