El juez federal Sergio Torres ordenó que los hermanos Christian y Martín Lanatta así como Víctor Schillaci estén detenidos en el penal de Ezeiza, aislados de otros dos reos investigados por presunto narcotráfico. Fuentes judiciales informaron a NA que el magistrado pidió que los tres detenidos no estén en contacto con Mario Segovia más conocido como el "rey de la efedrina" así como del ucraniano Yury Kepich. Los hermanos Lanatta y Schillaci están en el complejo penitenciario de Ezeiza, cada uno en un pabellón distinto, y la disposición del juez es que ninguno de ellos esté en contacto con otros presuntos narcos. Segovia está condenado por el tráfico de efedrina en tanto que Kepich cuenta con una condena por un homicidio y está siendo investigado por Torres como parte de una organización que traficaba cocaína hacia Europa. Incluso, las fuentes judiciales consultadas aseguran que Kepich organizaba años atrás comidas en el penal para otros investigados por el narcotráfico: Jesús Martínez Espinoza, condenado tras encontrarse en una quinta de Ingeniero Maschwitz una cocina de metanfetaminas; de Marcos Estrada González, líder de una organización en la villa 1-11-14; y de Miguel Ángel "Maleluco" Villalba, quien fuera condenado a 23 años de prisión como parte de una organización dedicada al narcotráfico. Por otra parte, el abogado de Martín Lanatta, Humberto Próspero, realizó una presentación en el juzgado de Torres quejándose del lugar de detención de su cliente, en el módulo 3 del penal de Ezeiza. Según el abogado, el lugar es el denominado "buzón", y la queja es porque permanece en forma aislada del resto de otros detenidos. En ese sentido, el abogado aseguró que ese lugar implica un "agravamiento de las condiciones de detención" de Martín Lanatta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora