Si bien el inicio de la obra pública con el crédito internacional traerá un poco de oxigeno a los municipios, las comunas siguen con problemas para afrontar los gastos corrientes. Esperan tener un 2017 sin dolores de cabeza y sin tener que afinar el lápiz para afrontar sueldos, servicios públicos y otras erogaciones administrativas. Esto, además, les permitirá contener protestas sociales. que se replicaron este año.
En diálogo con El Tribuno, diferentes intendentes expresaron su preocupación por la reducción de fondos coparticipables de este año, aunque esperan que el aumento de casi 6.500 millones de pesos para la Provincia, estimados en el presupuesto nacional, les dé margen, aunque todo dependerá de la inflación. Desde el Gobierno provincial deslizaron que el presupuesto local podría crecer un 30 por ciento.
Mario Cuenca, intendente de Campo Santo y presidente del Foro de Intendentes, expresó que la situación de los municipios es delicada, por la realidad económica. "Sabemos que la recaudación ha bajado muchísimo a nivel nacional y provincial, lo que ha producido una merma del 20 o 30% en todo los fondos coparticipables", comentó Cuenca. Y agregó: "El gobernador nos ha devuelto ese famoso 1,5%, pero hay una situación muy delicada. Los aumentos de sueldo provocan siempre una sacudón de forma permanente en los municipios".
Cuenca alertó sobre el gasto corriente. "Queremos trabajar para que no tengamos intendencias a las que estén quemándoles cubiertas", manifestó.
Para el intendente capitalino, Gustavo Sáenz, la situación del municipio respecto a los gastos corrientes es "bastante complicada", y tiene que ver con la reducción de los ingresos coparticipables que ha sufrido la provincia, situación que impactó fuertemente en el municipio. "Logramos eliminar gastos superfluos e innecesarios y priorizar el gasto de personal por sobre todo. Lamentablemente, uno consigue mucho dinero para hacer obras gracias a la gestión a nivel nacional y provincial, pero los gastos corrientes son los que nos complican a todos los municipios del país", destacó Sáenz.
El intendente expresó que lograron ordenar la municipalidad y tienen los sueldos al día, y que el desafío es seguir cumpliendo con ese gasto.
"Con el nuevo presupuesto hay casi 6.500 millones de pesos para el 2017 que van a ingresar a la Provincia, y seguramente se van a coparticipar a los municipios. Esto seguramente nos dará un pequeño oxígeno", finalizó.
Ayer se llevó adelante la firma de diferentes convenios entre el Gobierno provincial y 21 intendencias para la ejecución de obras de defensas y encauzamientos de ríos, en el marco del Plan 2016/2017, en el cual se invertirán 27 millones de pesos. Los municipios que se beneficiarán son: Aguas Blancas, Apolinario Saravia, Cafayate, Cachi, Campo Santo, Campos Quijano, El Jardín, El Tala, La Caldera, La Candelaria, Iruya, Los Toldos, Metán, Orán, Pichanal, General Pizarro, San Lorenzo, Vaqueros, Isla de Cañas, Urundel y Santa Victoria Este.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora