Los tres kamikazes del aeropuerto de Estambul, filmados por cámaras de vigilancia, podrían haber preparado una matanza aún mayor puesto que habían previsto tomar como rehenes a decenas de viajeros antes de hacerse estallar, informó el viernes un diario turco.
Después del triple atentado suicida que dejó 44 muertos y más de 260 heridos el martes, en el aeropuerto internacional Ataturk, el ataque -el cuarto y el más sangriento en Estambul desde principios de año- no había sido aún reivindicado pero la identidad de los kamikazes se iba precisando.
En una de las tomas, se ve a un policía en civil pidiendo a uno de los asaltantes sus documentos de identidad, y luego, a este mismo responsable de seguridad, arrodillado y amenazado por un arma de fuego ante los ascensores.
Por otra parte, fuentes del Gobierno turco filtraron datos de los presuntos yihadistas del Estado islámico: eran ciudadanos de Rusia, Uzbekistán y Kirguistán.
En el atentado murieron 44 personas y otras 260 sufrieron heridas 30 de junio de 2016. Los tres terroristas del aeropuerto de Estambul fueron captados por las cámaras de seguridad. A pesar de esto, la fuente consultada dijo que no podía confirmar las noticias aparecidas en medios rusos sobre que el ciudadano ruso procedía de la inestable región de Daguestán.
El periódico turco Hürriyet publicó en su edición de este jueves que los tres yihadistas que se inmolaron eran extranjeros y procedían de Uzbekistán, Kirguizistán y de la República rusa de Daguestán.
Poco antes, el mismo diario había identificado a uno de los tres como Osman Vadinov, checheno de nacionalidad rusa.
Aunque ahora parece afianzarse la tesis de que no procedía de Chechenia, sino de la vecina república autónoma de Daguestán.
Se pudo identificar a esta persona porque dejó su pasaporte en un domicilio en el céntrico barrio de Fatih en Estambul, que ha sido identificado como lugar de residencia o reunión de los terroristas que asaltaron el aeropuerto, asegura Hürriyet.
El pasaporte del ruso de Daguestán muestra que entró en Turquía hace aproximadamente un mes, señala Hürriyet.
Los otros dos kamikazes son ciudadanos de Uzbekistán y Kirguizistán, dos ex epúblicas soviéticas de Asia Central, aunque no han trascendido más detalles sobre su identidad.
El primer ministro turco, Binali Yildirim, había dado por seguro el miércoles que el atentado era obra del Estado Islámico (ISIS).
Embed

Tenían un departamento

La prensa turca contó que los tres terroristas alquilaron un departamento en el barrio de Fatih, poblado por sirios, palestinos, libaneses y jordanos, y pagaron un adelanto de 24.000 libras turcas (7.500 euros) por un año.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora