Las próximas semanas serán muy duras en los municipios de Salta, ya que deberán aumentar salarios a los empleados. Hasta ahora, siempre se respetó el incremento que la Provincia otorga a los estatales, pero con la crisis que viven hoy los intendentes aseguran que no tienen el dinero necesario para afrontar una suba del 6%, por lo que piden el auxilio del Grand Bourg.
Los tiempos se vuelven cada vez más difíciles y a este ritmo los intendentes se transforman en meros pagadores de sueldos, más sabiendo que la gran mayoría gasta en salarios, entre el 65 y el 100% de lo que les llega de coparticipación desde las arcas provinciales.
En diálogo con El Tribuno, varios intendentes dijeron que ellos siguen la pauta de la Provincia a la hora de acordar subas salariales. Esta vez deben afrontar un incremento del 6% en negro.
Al tiempo que señalaron que para pagar esa nueva suba deberán apelar al ingenio y a seguir haciendo recortes en áreas como cultura, publicidad y hasta en combustible. Los jefes comunales también aseguraron que necesitarán de una ayuda de la Provincia, que se podría dar con un aumento de la coparticipación, aunque a esta posibilidad la ven lejana.
A partir de septiembre, con la llegada de nuevos fondos desde la Nación, el Grand Bourg comenzará a repartir la coparticipación con un nuevo esquema y les aumentará el 1,5% a los municipios, aunque esto no será suficiente.
Casi la totalidad del dinero que ingresa a los municipios -por coparticipación y recaudación de impuestos- terminan en sueldos y gastos operativos, por lo que ya casi ni se habla de obras. Con la recesión que se vive, los jefes comunales dependen cada vez más de que la Provincia les baje obras. En estos momentos, éstas llegan por medio del Plan Bicentenario -que surge por la emisión de deuda en mercados financieros- y el Fondo Fiduciario, que llegará desde la Nación.

La presión de los gremios

Además del poco dinero que encontrarán en sus cajas, los intendentes deberán superar otro escollo: los gremios, que desde ya advierten una negociación dura.
Martín Domínguez, secretario adjunto del gremio de ATE, le dijo a El Tribuno que ellos vienen manteniendo diálogos telefónicos con los intendentes, quienes ya le están anticipando que no podrán afrontar los aumentos y que necesitan que la Provincia los oxigene.
"Por ahora nos reunimos con los delegados de ATE de los municipios y sentamos posturas en varias cosas, la primera que el 6% en negro es irrisorio en el sueldo de un municipal del interior", dijo.
Este sindicato presentará una nota a todos los jefes comunales, haciendo que los reclamos sean comunes: que el aumento del 6% sea teniendo en cuenta el sueldo como quedó tras el incremento del 25%; también pedirán que se incrementen distintos ítems que cobran los trabajadores. Además, reclamarán que en los municipios donde se paga refrigerio se otorgue un monto fijo y que se aumente también el presentismo, que varía entre 33 y 300 pesos.
"Nosotros pediremos lo más que nos puedan otorgar, para por lo menos intentar acercarnos al salario de los trabajadores del Estado provincial", dijo Domínguez, de ATE.
El sindicalista señaló que si ahora otorgan el 6% a los municipales, teniendo en cuenta los salarios de enero pasado, entre las categorías 5 y 15 percibirá 172 pesos de aumento, de la 15 a la 25 apenas 282 pesos y los que están cerca de jubilarse, unos 500 pesos.

La situación en las comunas

Ocho intendentes describieron a El Tribuno el escenario financiero y fiscal en sus municipios.
"Los municipios en general vienen con problemas para gastos corrientes. No obstante, entendemos que la mayoría dará el aumento salarial del 6 por ciento, como lo hizo el Gobierno provincial.
Como presidente del Foro, sé que hay municipios en condiciones difíciles como Colonia Santa Rosa. Es probable que se le pida una ayuda financiera al Grand Bourg, pero sabemos que también atraviesan una situación difícil. El 26 de agosto los intendentes vamos al Gobierno para firmar los acuerdos por el dengue, hablar sobre la nueva ley de municipalidades y, seguramente, se planteará una solicitud de ayuda económica para las comunas".
  • Gustavo Solís (Rosario de la Frontera)
"En nuestro presupuesto para este año teníamos previsto un aumento de salarios para los trabajadores del 35 por ciento. Hoy, en tanto, no contamos con recursos holgados por la situación económica que todos estamos pasando. En el primer semestre incrementamos los sueldos al igual que la Provincia, un 25 por ciento. El ciento por ciento de la coparticipación que recibimos está destinado a cubrir los salarios. Tenemos 300 empleados de planta y unos 500 contratados. Con la recaudación propia, nos queda un margen para prestar los servicios y hacer obras. Pero sabemos que viene todo complicado".
  • Esteban Ivetich (Chicoana)
"En estos meses bajaron los ingresos nacionales y provinciales. Aún así, tenemos que atender la cuestión salarial. Cerca de un 65 por ciento de la coparticipación va para los sueldos de los empleados. Tenemos que achicar algunos gastos como fiestas culturales. Hasta tenemos complicaciones para cambiar focos. Tenemos gastos fijos que también han crecido por la inflación. El combustible se encareció mucho este año. También evaluaremos el impacto que tendrá el ingreso de un poco más de coparticipación por la devolución que desde este mes hará la Nación. Debemos ver cuánto realmente nos llega a nosotros".
  • Juan Mamaní (La Poma)
"Estamos al límite y muy afectados por la situación económica. Ya hablé con mis contadores para ver de dónde vamos a sacar la plata para pagar el aumento. Nos está costando mucho, estamos muy apretados. Durante este año la coparticipación vino en caída y ahora empezó a aumentar poquito. El 70 por ciento de esos recursos se usan para liquidar los sueldos. Nos queda poco margen para los gastos operativos. Recién después de ocho meses pudimos reparar máquinas. Estamos esperando el inicio de los proyectos del préstamo que tomó la Provincia para poder mover la obra pública en nuestro municipio".
  • Daniel Moreno (Vaqueros)
"Para no tener problemas, nosotros seguimos lo que arregla la Provincia. Si dieron 20%, tengo que dar 20% de aumento, eso no se negocia. No estamos en condiciones de dar un aumento, pero esperamos que la Provincia nos colabore para estar en condiciones. Tenemos cerca de 120 empleados. Siempre pasa que nos dan un poco más de coparticipación para pagar el incremento. Hay que tener en cuenta que la Nación está complicada, la Provincia está complicada y nosotros también, pero lo tratamos de paliar. Valoramos los gastos todas las semanas. Si esta semana se gastó más en esto, lo vemos y lo revisamos para la próxima".
  • Gerardo Córdoba (Ballivián)
"En el municipio siempre aumentamos los salarios, como los del Gobierno provincial. Nuestra prioridad son los trabajadores. Ahora que cayeron los ingresos, hay que achicar otros gastos para subir nuevamente los salarios. Por suerte, somos un municipio estable. Ahora vamos a ver los fondos que llegan de la coparticipación este mes. Casi el 60 por ciento de esas transferencias ocupamos para la planta de estatales y transitorios. Ahora vamos a ver si la Provincia puede dar una ayuda. La idea es que los empleados puedan trabajar tranquilos. Veremos entonces cómo se va presentando la situación".
  • Américo Liendro (Cachi)
"Voy a analizar cómo viene la coparticipación este mes. Esperamos aumentos por el acuerdo entre la Nación y la Provincia por la devolución de fondos. El 85 por ciento de esos recursos son para los sueldos de los municipales. Además, seguramente, deberemos hacer recortes en otros gastos. El combustible está mucho más caro y nosotros tenemos parajes a los que debemos llevarles servicios. Se requeriría también una ayuda de la Provincia. En el municipio estamos buscando salidas. La semana pasada firmamos un acuerdo con Nación por $69.000 para la compra de maquinarias del programa de Asistencia al Ciudadano.
  • Marcelo Moisés (Apolinario Saravia)
"Tenemos la esperanza de ver aumentos en la coparticipación, tras la devolución de tres puntos del 15% que hará la Nación a la Provincia. Esperemos que eso alcance para dar subas salariales. Toda la coparticipación termina en los sueldos. Con nuestra recaudación, que es de 300.000 pesos mensuales, prestamos los servicios esenciales. Eso es lo que garantizamos. En estos meses la obra pública fue cero. Hemos reducido gastos como combustible y viáticos, pero el municipio tiene que seguir funcionando. Cayó mucho la coparticipación nacional, la Provincia está haciendo esfuerzos para mantener los envíos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 3 meses

Estos chorros-inútiles vienen a llorar a salta, los gobernadores hacen lo propio en bs as y la nación pide préstamo en el exterior y así sucesivamente...una verdadera joda que luego tenemos que pagar los que no dependemos del estado


Se está leyendo ahora