Se puede coleccionar absolutamente de todo, según sean los gustos y preferencias de la persona en cuestión. Con todo lo amplio que esto puede llegar a ser. Desde un punto de vista decorativo, resultan valiosas las colecciones de objetos especiales, como piezas de cerámica, vasijas, jarrones, platos, sombreros, abanicos, discos de pasta, etc.
Muchas de estas piezas que los coleccionistas guardan como oro ayudan a decorar los espacios domésticos. Son especiales y, como tales, aportan un toque diferente a nuestros espacios. Un aire muy nuestro que nos define y en el que se reflejan nuestros gustos y nuestra forma de ser. La clave está en elegir un buen procedimiento para organizar la colección en casa. Lo normal es que deseemos mostrarla a todos, más que tenerla almacenada en una caja o en un baúl. Para ordenar los objetos y enseñarlos podemos utilizar estantes, vitrinas, ganchos para colgar las piezas en la pared, etc. Todo depende del tipo de objeto de colección que se trate. Por ejemplo, no es lo mismo una muestra de cuadros que una colección de vasijas.
Los objetos que componen una colección son de lo más variado. Puede ser desde elementos pequeñísimos y especiales como estampillas, hasta cosas más grandes y difíciles de guardar, por ejemplo, máquinas de escribir antiguas o aparatos de radio. Sin embargo, siempre hay una manera de hacerlo.
Las vitrinas son la mejor solución para guardar objetos de colección pequeños como piedras y minerales, cajas de fósforos, etc. Elegí un modelo con puertas de cristal, ya que al estar cerrado las cosas no se llenan de polvo. También es buena idea hacerse con una de estas mesas de centro que tienen base de cristal y un cajón debajo. Podés poner las piezas en el cajón y se verán desde arriba.

Sofá cama
Para departamentos pequeños en los que el living comparte espacio con el dormitorio, para cuartos de invitados de reducidas dimensiones, para poner en la habitación de tus hijos... El sofá cama es un clásico que siempre viene bien. Se trata de un mueble versátil y muy práctico, gracias a sus dos usos: por el día es un sofá y por la noche se convierte en cama. Además, no tiene por qué ser feo. Los nuevos modelos que ofrece el mercado presentan líneas muy decorativas, con diseños modernos y adaptados a las tendencias. Además, podés decorarlo con almohadones y mantas auxiliares que lo hagan más confortable.
Vinilos inspirados en el origami
El origami o papiroflexia es el arte de plegar papel para crear figuras de tamaño y complejidad diversa. Eso sí, sin utilizar tijeras ni pegamento. Un trabajo de artesanía que también tiene su aplicación en la decoración de los espacios domésticos. Buena prueba de ello son los vinilos inspirados en el origami, creados por la firma Tenvinilo. Se trata de "Origami Animal", una serie de vinilos de gran tamaño que muestran figuras de animales creados mediante el arte de la papiroflexia. Los diseños son realmente espectaculares, capaces de atraer todas las miradas hacia la pared.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia