El secretario adjunto de la CGT, Andrés Rodríguez, planteó hoy que si el Gobierno aumenta subsidios a trabajadores desocupados, da un bono de fin de año para jubilados y trabajadores y exceptúa el medio aguinaldo del pago del Impuesto a las Ganancias, se desactivaría el paro nacional convocado por la central obrera.
Rodríguez se pronunció así en la víspera de la reunión que la plana mayor de la central mantendrá este jueves a las 10 en el Ministerio de Trabajo con el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y otros funcionarios del Gobierno, que será clave ya que si no se llevan un ofrecimiento concreto de parte de la Casa Rosada activarán una huelga general.
El dirigente sindical señaló que, a diferencia de la CTA, las demandas de la CGT 'no van tanto' por la cuestión de la reapertura de negociaciones paritarias, sino con las 'preocupaciones de la actualidad que tienen que ver fundamentalmente con cuatro sectores bastante vulnerables'.
'Los informales, en los que tienen mucho que ver las organizaciones sociales, y apelamos a que haya un aumento de subsidios, de protección hacia esos sectores que están atravesando momentos difíciles; los jubilados, fundamentalmente los que tienen la mínima, que indudablemente requieren un bono de emergencia para este año; los formales, que pueden beneficiarse con un bono empresarial de fin de año; y para los que aportan Ganancias como salida inmediata, excepcionar el medio aguinaldo de fin de año', precisó.
El también secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) resaltó que 'en la medida en la que avancen conversaciones positivas con el Poder Ejecutivo, se verá' si se concreta la medida de fuerza de la CGT, que aún no cuenta con fecha determinada para llevarse a cabo.
'Si esos diálogos no dan resultados, indudablemente el Consejo Directivo (de la CGT) se reunirá y pondrá una fecha concreta de paro', advirtió Rodríguez, en la previa de la reunión que realizará la central obrera con Prat Gay, su pares de Trabajo, Jorge Triaca, y de Producción, Francisco Cabrera, y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana.
Este martes, el secretario de Finanzas de la CGT y estrecho colaborador de Hugo Moyano, Abel Frutos, indicó que existen fuertes 'expectativas' sobre la reunión que la central obrera mantendrá con los ministros, y remarcó que si allí 'el Gobierno no ofrece algo, seguro que va a haber un paro' general con el resto de las centrales.
Por su parte, el presidente Mauricio Macri se refirió este miércoles al encuentro que mantendrá su Gobierno con las autoridades de la CGT y señaló que el objetivo de su gestión es 'seguir haciendo' el 'mejor esfuerzo' para estar 'cerca de los que más lo necesitan'.
'Estamos evaluando cuáles son la mejores medidas a tomar para seguir estando cerca de los que más lo necesitan', señaló el mandatario nacional, al ser consultado sobre la reunión durante la conferencia de prensa que brindó en Olivos para hablar sobre el índice de pobreza que difundió el Indec.
Macri señaló, al respecto, que una premisa de su Gobierno es 'llegar a tener un dígito de inflación, porque eso es parte de respetar el valor de la moneda, del salario de la gente'.
Por su parte, el secretario general del gremio de Bancarios, Sergio Palazzo, volvió a exhibir su perfil más confrontativo contra el Gobierno respecto a sus pares cegetistas, al considerar que las 'condiciones en Argentina no están dadas para el diálogo social' debido a la 'caída del poder adquisitivo por vía de la inflación', al 'desplazamiento de trabajadores de sus puestos de trabajo', al 'tarifazo' y la 'desmejora del consumo interno a partir de la apertura de las importaciones'.
'El Gobierno toma un camino diametralmente opuesto cuando dice ser el adalid de la pobreza cero en Argentina', dijo Palazzo en una exposición que hizo en el foro para promover el diálogo realizado la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora