Unos 500 peregrinos de Molinos llegaron hoy con su fe y esperanza a la Catedral Basílica de Salta y fueron recibidos con una gran ovación por todos aquellos que se emocionaron hasta las lágrimas al verlos cantar, bailar en honor a la Virgen y al Señor del Milagro. Fueron más de 300 kilómetros recorridos por estos salteños que dejaron sus huellas en cada uno de sus cuerpos, pero esto poco les importó a su arribo. "Nuestros corazones están felices por estar otra vez ante estas imágenes del Señor y la Virgen del Milagro. Ellos nos protegieron desde que salimos de nuestro pueblo, nuestros corazones están llenos de felicidad por poder participar un año más de la Fiesta del Milagro", dijo José uno de los tantos peregrinos que llegó desde Molinos.
Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 2 meses

HAY QUE ESTAR AL PEDO MUCHOS DIAS PARA NO HACER NADA.


Se está leyendo ahora