Un triunfo de Donald Trump será un problema para el tercio de América Latina que está al norte del canal de Panamá, pero lo será menos para los dos tercios que están en América del Sur, donde EEUU tiene menos influencia.
En lo que respecta a la Argentina, si gana Hillary Clinton habría continuidad de la buena relación con los EEUU, aunque con menor prioridad que la mantenida con Barack Obama durante el primer año del gobierno de Mauricio Macri, quien tomó posición a favor de la candidata demócrata y ello podría perturbar la relación bilateral, pero al mismo tiempo, es el único presidente en ejercicio en América del Sur que Trump ha conocido en el pasado, aunque hoy ambos no tienen un acercamiento definido y menos amigable. Ya que de ganar el magnate tendrá un fuerte impacto internacional. Además, se puede prever que tendrá un efecto negativo en los mercados, por su posición contraria a la globalización y el libre comercio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora