Los precios en las góndolas de los súper son una lotería

17-04-2013 - Las primeras marcas de alimentos y bebidas llegan a costar más del doble que las segundas líneas para los consumidores.

 ¿Marca? ¿Calidad? ¿Preferencias? ¿Sobrecosto? ¿Costumbre? ¿Qué pagan los salteños al momento de cargar el changuito con alimentos, bebidas y otras mercaderías? En las góndolas hay fuertes diferencias de precios entre las primeras y segundas líneas de un mismo producto.

Dos alimentos de consumo básico demuestran la pronunciada brecha: el kilo de queso cremoso cuesta $50,97,
un 75% más de los $28,89 que de-manda otra firma menos conocida. En el sector de las yerbas hay tantos
precios como alternativas para cebar mate. Entre las unidades de 500 gramos se encuentra La Tranquera a
$8,50; Cruz de Malta, $9,47; Taragüí, $9,80; Cachamate, $14,47, y Rosa-monte, $16,13, entre otras. El salto
entre la primera y la última alcanza el 89%. Si el paladar quiere sentir mejores sabores, la yerba seleccionada
Romance se vende a $19,90 y la Rosamonte a $24,45, el paquete de medio kilo.

Aunque está en vigencia el congelamiento de precios, impulsado por el Gobierno nacional, las distancias no
se redujeron. El mercado lleva años azotado por una acelerada inflación (arriba del 20%). Así, entre los consumidores se disiparon algunos parámetros de comparación y quedó desequilibrada la sensación de “si se
paga lo correcto”.

“Sin referencia”

El economista Eduardo Antonelli afirmó que “se perdieron las refe-rencias y se producen grandes variaciones”.
Por otra parte, el profesional explicó: “Cuando una empresa puso un precio alto no es sencillo reducirlo,
porque también está el prestigio. Si baja, se pensará que abusó. Entonces les resulta más fácil recurrir a algunas promociones”.

La distorsión de precios y en el mercado se siente en el bolsillo. En dos supermercados céntricos, la Coca
Cola de tres litros se ofrecía a $13,90. En los almacenes llega a costar $19, un 36% más. Si se quiere comparar
este producto internacional en dólar oficial, el resultado es US$ 2,72 contra US$3,71. Conclusión: con la ausencia
de promociones, en los comercios minoristas esa gaseosa demanda un dólar oficial más.

En una cadena de comestibles, los fideos largos Luchetti de 500 gramos se comercializan a $6,79 y en otra,
ayer estaban a $7,20. Sin embargo, la marca Matarazzo resultaba más eco-nómica en el segundo local: $8,03
contra $8,79 del primer comercio. El azúcar también tiene brechas. Por un paquete de un kilo hay que pagar desde %5,69 hasta $7,07. Además, hay carteles que ponen un má-ximo de adquisición. En el rubro dul-ces las mermeladas tienen un lugar privilegiado. A simple vista queda la gama de precios. Y cobra mucho pe-so el tipo de envase.


¿Plástico o vidrio?

Entre los frascos de vidrio se consigue una Campagnola a $18,99, mientras que una Arcor cuesta $13,08. Ambas pesan 454 gramos. Si se opta por el recipiente plástico, como la Dulciora, se debe abonar $7,15. Es decir que la primera marca cuesta un poco más del doble.

La leche no quedó exenta del trecho entre marcas que afrontan los consumidores. Un litro en saché va desde
$5,15 a $6,60. Si se elige, en caja “larga vida”, los precios parten desde $6, 75 a los $7,65.  En el relevamiento del 15 de abril de la Subsecretaría municipal de Defensa del Consumidor también aparecen extremos.

Frutas y verduras

El precio mínimo del tomate es de $4 en el Club San Martín y llega a los $7 en el mercado San Miguel o en los
puestos ubicados en la avenida San Martín y General Paz.  El zapallito verde oscila entre $ 2,50 y $6, más del 100%. La docena de na-ranja parte de los $6 y llega hasta los $10. Y la ciruela puede demandar $8
o $12. 

De todas formas, los valores que ex-hiben ferias y mercados resultan más económicos que aquellos que se
muestran en las góndolas de las su-cursales de los supermercados. Un caso: para un kilo de manzana deli-ciosa en una cadena hay que sacar del bolsillo $17. El precio más alto en los locales de la San Martín y General
Paz es de $10.

Las ofertas en
el congelamiento

“Lleve cuatro y pague tres”, “Hoy 50% de descuento en la segunda unidad de jabones en polvo”. En Salta, continúan algunas promociones y ofertas, pese al congelamiento de precios que impulsó Moreno.

Ayer, en una cadena había descuentos para los empleados públicos. También se mantienen los días para jubilados y algunas cuotas sin interés con tarjetas de crédito, la mayoría en tres pagos.

Días atrás, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) que en marzo bajaron las ventas a nivel país del 1.8% frente al mismo mes de 2012 en alimentos y bebidas. “La caída estuvo vinculada a la menor cantidad de promociones”, señalaron.

Los últimos datos oficiales para Salta señalan que en enero de 2013, según el Indec, los salteños gastaron $179.210.000 en supermercados. En el primer mes de 2012 la cifra era de $138.976.000, un 29% más. Sin embargo, la inflación fue del 25%. Es decir que en términos reales se achica el margen de crecimiento.

Esperando la Supercard

Hasta ahora nadie sabe cuándo desembarcará. Al parecer, la tarjeta Supercard quedó en palabras y solo fue un “amague” para reducir las comisiones bancarias. Las sucursales salteñas siguen sin tener novedades.

“Es escandaloso un acuerdo con inflación"

En marzo, para el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la inflación fue del 0,7%, mientras que el Congreso, en base a consultoras, determinó que el costo de vida se incrementó un 1,54%.

El economista Eduardo Antonelli definió al congelamiento de precios como “escandaloso si tiene un 1,5 de inflación. Es un verdadero fracaso. Hasta el Indec, con sus mediciones lo reconoce”, señaló.

Pese a que en la Casa Rosada hacen oídos sordos a la palabra inflación, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, acordó con los supermercadistas mantener los precios en los primeros días de febrero hasta fines de abril. Semanas atrás, se decidió extenderlo por lo menos hasta el 31 de mayo.

“Este tipo de medidas, en la Argentina y en el mundo nunca funcionaron”, destacó Antonelli.

Por otra parte, los pequeños comerciantes, los almacenes de barrios, quedaron afuera de esta cuestionada movida. Sin ser formadores de precios, la inflación sigue presente, tanto para el vendedor como para todos los consumidores.

El día después

¿Qué pasará en julio? ¿Vendrá un brusco aumento? ¿Se renovará el acuerdo? Antonelli remarcó que en los últimos días, pese que se había anunciado un freno en los precios, YPF aumentó los valores de los combustibles.

“Esto es un componente importante del precio, sobre todo para Salta que está alejada de los grandes centros urbanos del país. En algún momento se tendrán que trasladar al costo de los productos”, reforzó el economista salteño. 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia


· Hace 17 meses

LO PEOR DE TODO ES QUE LAS ETIQUETAS EN LAS GONDOLAS TIENEN UN PRECIO Y CUANDO LLEGAS A LAS CAJAS EL PRECIO ES MAYOR Y LAS CAJERAS TE MANDAN A HABLAR CON EL ENCARGADO, TE ROBAN Y TE HACEN PERDER TIEMPO! LADRONES!

Antonio Cristobal
Antonio Cristobal · Hace 17 meses

Si es verdad, NUNCA HE VISTO UN CONTROL EN LOS SUPERMERCADOS, un día un precio y a los dos días es otro precio!!!!. QUIEN ES RESPONSABLE, TOTAL SON UNOS CENTAVOS QUE NO SE NOTAN, por favor, CONTROLEN!!!!!! LOS QUE DEBEN HACER SU TRABAJO QUE LO HAGAN BIEN, gracias