Daniel Zalazar (30), el autor de la masacre femicida en Mendoza, quien se encuentra desde el lunes en el penal provincial de Boulogne Sur Mer, sufrió el martes intentos de linchamiento por parte de otros reos. Por su parte, en la tarde se conoció que el estado de salud de los dos niños que atacó el homicida presenta una leve mejoría, al tiempo que familiares y amigos de las víctimas les dieron el último adiós en el cementerio Parque Jardín Mendoza, en Luján de Cuyo.
Zalazar ingresó en la tarde del lunes al penal, luego de haber intentado quitarse la vida en la celda de la Comisaría 7ª. El homicida fue alojado en el Pabellón 5 de la Penitenciaría provincial, destinado a los detenidos por violencia de género y abusos sexuales Zalazar ingresó en la tarde del lunes al penal, luego de haber intentado quitarse la vida en la celda de la Comisaría 7ª. El homicida fue alojado en el Pabellón 5 de la Penitenciaría provincial, destinado a los detenidos por violencia de género y abusos sexuales
. Sin embargo, según reveló el diario local El Sol, hubo internos que quisieron atacarlo, por lo que se reforzaron las medidas y se decidió trasladarlo a un pabellón de máxima seguridad, donde se encuentra solo, según informa La Nación.
Contrariamente a esta versión que se replicaba en diversos medios de la provincia, a través de distintas fuentes de la cárcel, el titular del Servicio Penitenciario, Eduardo Orellana salió a informar anoche que el joven se encuentra en el pabellón 5 y que no está aislado, sino que comparte calabozo con otros dos internos. "Zalazar está en perfectas condiciones y recibió la visita de parientes", indicó el funcionario. De esta manera, volvieron a surgir dudas de la situación real del femicida dentro del principal penal de la provincia.
Según informó el director del hospital de Godoy Cruz, Raúl Rufeil, la beba de 10 meses, hija de Zalazar, muestra signos de recuperación, por lo que se le comenzó a retirar el respirador artificial y podría pasar a sala intermedia en 24 horas, mientras que el niño de 11 años debió ser sometido a una nueva intervención quirúrgica en la cabeza Según informó el director del hospital de Godoy Cruz, Raúl Rufeil, la beba de 10 meses, hija de Zalazar, muestra signos de recuperación, por lo que se le comenzó a retirar el respirador artificial y podría pasar a sala intermedia en 24 horas, mientras que el niño de 11 años debió ser sometido a una nueva intervención quirúrgica en la cabeza
, producto de las heridas punzocortantes que le produjo el agresor, que se estima fueron más de 20.
El femicida del barrio Trapiche de Godoy Cruz está imputado por los delitos de "homicidio agravado por femicidio, doble homicidio simple, y doble tentativa de homicidio agravado por alevosía y por el vínculo en el caso de la menor de los niños". El hombre insiste en la versión de que fue víctima de un robo, ya que cuando lo detuvieron en el Hospital Central dijo que lo atendían por una herida que sufrió en el asalto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora