"Los ojos del mundo minero están puestos en la Argentina", lo hace notar la Cámara de Proveedores de Empresas Mineras de Salta (Capemisa). La provincia ocupa el puesto 114 dentro de un extenso ranking de lugares de todo el mundo. Estos son, sin dudas, factores que acondicionan un momento en el que la posibilidad de reactivar la actividad incrementa las esperanzas de los proveedores salteños. El sector minero no registra crecimiento desde el 2004.
La Capemisa fue creada hace seis años y desde hace dos semanas renovó comisión directiva. Con más de sesenta asociados, los servicios que actualmente están activos desde la entidad son muy pocos, alcanzan a 300 personas aproximadamente.
Proyectos como Lindero (primera mina de oro que se construirá en Salta) contempla en su etapa de puesta en marcha a casi 800 personas. Y si de anhelos se trata, Taca Taca implicaría la generación de 4 mil puestos de trabajo. Un hecho trascendental que cambiaría la vida de muchas personas.
A pesar de significar realidades que generan expectativas, el cumplimiento de las mismas no solo depende de inversiones de compañías canadienses, inglesas o australianas (los inversionistas más importantes del sector) si no también de infraestructura local.
Alberto Fioravanti PRESIDENTE CAPEMISA "Salta tiene muy buenos proyectos en la fase de desarrollo de oro y cobre". "Necesitamos la ruta 51 pavimentada desde el aeropuerto al paso de Sico".
Conscientes de ello, los integrantes de la entidad aguardan las acciones que se puedan realizar tanto a nivel nacional como provincial.
Las ganas de que se reactive el sector y las consecuencias que traerán son el punto en común entre los flamantes directivos, quienes buscarán continuar con la defensa de los intereses de sus asociados y la interacción con las autoridades gubernamentales y empresas mineras locales.
"Nosotros dependemos de que haya una actividad minera importante. Es necesario que las empresas y las inversiones empiecen a llegar, que se pongan en marcha los proyectos y, seguramente, todos los proveedores de Salta van a tener trabajo", dijo a El Tribuno el presidente de Capemisa, Alberto Fioravanti.
Salta comenzó a apostar últimamente hacia proyectos de extracción de oro y cobre pero la tradición no metalífera con la que cuenta y la atracción mundial hacia el litio ubica al territorio salteño con ventaja respecto a otras provincias.
En este sentido, desde Capemisa se resaltó la necesidad de reforzar aspectos como la provisión de energía y el mejoramiento del transporte, entre ellos el ferrocarril y rutas como la 51 que si bien es nacional, atraviesa toda la provincia.
"Para el desarrollo del litio hace falta energía en el lugar del proceso".
"Somos una de las pocas provincias que tiene el privilegio de tener un ramal que conecta con el Pacífico. Es importante que desde la Provincia se gestione fondos para mejorar su territorio porque son beneficios hacia el inversor que puede estar interesado", agregó Fioravanti.
En un nuevo aniversario del Día de la Minería, hoy seguramente los proveedores de las empresas compartirán el deseo de que el 2016 sea el año en el que finalmente aparezcan luces dentro de la actividad. La misma que desde el 2004 no experimenta crecimiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora