El 2015 fue el año donde el rugby argentino picó en alto, no solo en cuestiones relacionadas a los resultados, sino también al desarrollo del juego. El Mundial que se disputó en Inglaterra, entre septiembre y octubre, fue el pico más alto de emoción con Los Pumas como protagonistas que lograron ser el epicentro de las miradas del mundo por la actuación que los dejó en cuarto puesto. Pocos esperaban un desempeño de tal magnitud, que incluyó una derrotada ajustada frente a Nueva Zelanda y la gran victoria sobre Irlanda, el bicampeón del Seis Naciones.
El seleccionado argentino arrancó su preparación para el Mundial con dos amistoso frente a Estados Unidos en Salta. El 28 de abril el seleccionado argentino goleó 54 a 6 en cancha del Jockey Club y la revancha fue el 2 de mayo, en el Martearena, con un ajustado triunfo de 28 a 23. Daniel Hourcade, entrenador, contó para estos partidos con 23 jugadores y 13 de ellos disputaron meses después el Mundial.
La próxima cita del calendario fue el Rugby Championship. Una derrota previsible contra Nueva Zelanda y otra dura caída, en Mendoza, frente a Australia no presentaban un claro panorama a pocas semanas de la Copa del Mundo. Pero la temporada tuvo un "click" y fue en Sudáfrica, más precisamente en el Growthpoint Kings Park de Durban; el 8 de agosto Los Pumas cerraron su participación en el acotado Rugby Championship (solo duró tres fechas) venciendo por primera vez a los Springboks por 35 a 27. Tres tries en el primer tiempo y uno más en el complemento fueron las perlas de una jornada histórica.
El 20 de septiembre llegó el Mundial con el debut frente a Nueva Zelanda. Fue un duelo para recordar porque se jugó en el mítico estadio de Wembley, que abrió sus puertas por primera vez a un partido de rugby y los 89.109 espectadores marcaron un nuevo récord de asistencia a un encuentro mundialista. Los All Blacks ganaron 26 a 16; luego llegaron los triunfos frente a Georgia (54-9), Tonga (45-16), Namibia (64-19) e Irlanda (43-20), cuartos de final). Argentina perdió en semifinales contra Australia 29 a 15 y frente a Sudáfrica 24 a 13 por el tercer y cuarto puesto.
El Mundial cerró con la consagración de Nueva Zelanda, que venció a Australia 34 a 17 en la final. Los All Blacks demostraron que nadie propone el juego como lo hacen ellos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Comentá esta noticia