Embed
En un refugio de la Cruz Roja de Puerto Vallarta, la norteamericana Wendy Mozingo y su familia, siete personas en total, se sentaron en círculo mientras trataban de comprender instrucciones en un idioma que no manejan. Uno de los chicos se concentraba sobre un libro. En el resto se notaba la tensión. Manos que se frotan, miradas intensas.
Habían llegado a Puerto Vallarta desde Austin, Texas, y tenían planeado irse el próximo martes. Pero hubo un cambio de planes, dijo Mozingo: "Nos vamos apenas podamos".
Ellos son parte de las 88 personas que esperan en el albergue la fuerza del mayor huracán de la historia de México: ancianos en sillas de ruedas, chicos que se recuestan sobre sus padres o en colchones en el suelo de la habitación, un lugar de techos altos donde cuatro ventiladores colgados del techo empujan el aire, pesado y húmedo, para que las horas pesen algo menos. No se podía estar fuera del refugio, porque la lluvia y el viento a más de 350 kilómeros por hora hacía imposible dejar el lugar.
Mozingo explicó que decidieron dejar la casa que alquilaban en la playa un par de horas antes, cuando el encargado de la propiedad les dijo que ya no tenían opción. Habían llevado ropa para dos o tres días, pero decidieron partir y dejar la mayor parte de sus cosas en la casa. El huracán Patricia es el más fuerte que se haya registrado jamás en el hemisferio occidental.
En Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, la gente reforzó las entradas de sus casas con bolsas de arena y maderas en ventanas y puertas, mientras los hoteles retiraron sillas y cualquier otro objeto en la playa.
En tanto, el aeropuerto de Puerto Vallarta permanece cerrado.
Los camiones de bomberos y ambulancias recorren por estas horas las calles de Puerto Vallarta con las sirenas encendidas para exhortar a la gente no dejen sus refugios.
Afecta a más de 7 millones de personas
Según el censo de 2010, en el estado de Jalisco viven 7,3 millones de personas; en la ciudad de Puerto Vallarta, 255.000; en el estado de Colina, 650.000, y en la ciudad de Manzanillo, la que las autoridades prevén resulte más afectada, 161.000.
Uno de los huracanes más devastadores hasta ahora en México golpeó en 1959 las costas de Colima y dejó por lo menos 1500 muertos, según registros del centro nacional de prevención de desastres.
La NASA graba desde el espacio al huracán Patricia
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora