Con una sala de monitoreo, un centro de demandas y recepción, en la comuna rosarina se habilitó el moderno edificio del Centro de videovigilancia.
El servicio dispone, además de todo tipo de dependencias, un grupo electrógeno que garantiza el funcionamiento aún en casos de cortes de energía.
Cuenta con 30 cámaras de seguridad ubicadas estratégicamente en distintos puntos de la Ciudad Termal y son monitoreadas por personal policial durante las 24 horas.
Cabe destacar que las cámaras fueron adquiridas por el municipio de Rosario de la Frontera.
Durante el acto ianugural, el ministro de Seguridad, Carlos Oliver, indicó que el nuevo equipamiento tecnológico se instaló en lugares previamente determinados: accesos a la ciudad, zona céntrica, establecimientos escolares y los principales barrios. "Es una herramienta más que nos ayudará en las tareas de prevención del delito", dijo frente a los vecinos y funcionarios.
"Quiero felicitar al intendente Gustavo Solís por la inversión que se hizo. Este centro permitirá garantizar mayor tranquilidad para los vecinos y que los delincuentes sepan que los estamos vigilando", indicó.
Personal capacitado
La división, ubicada en la avenida Palau, junto a la Dirección de Tránsito, incluye al personal de Seguridad urbana. La sala de monitoreo es operada por policías de la Provincia en conjunto con los de Rosario de la Frontera, quienes fueron capacitados por el Centro de Coordinación Operativa de la fuerza. Trabajarán tres operadores por turno con un total de 11 efectivos.
La inversión que hizo la Municipalidad rosarina en este sistema ronda los $2 millones y se proyectó que se puedan sumar cámaras en los próximos meses para incrementar la cobertura.
El intendente Solís indicó que con el nuevo sistema se trabajará en conjunto con la Dirección de Tránsito "para hacer respetar las normas y prevenir accidentes, que son moneda corriente en estos últimos tiempos en la comunidad rosarina".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora