Mientras el kilo de picana flaca ya supera los 130 pesos en las carnicerías de barrios, en las zonas comerciales de la ciudad -donde la competencia se hace fuerte- los salteños solo van a comprar las ofertas.
Lejos quedó la invitación a la familia a comer un asadito a la casa. Ahora los gastos se miden, se restringen y se compra solo lo necesario. Si bien se está hablando de alimentos, de a poco los salteños comenzaron a cambiar sus hábitos alimenticios y de compra. Comerciantes de la zona centro de la ciudad destacaron a El Tribuno, que ahora los salteños prefieren comprar según el dinero que tienen en el bolsillo. "La gente ya no compra por kilo", fueron algunas de las afirmaciones, a la que se sumó: "Tampoco buscan marcas, prefieren segundas y terceras marcas también".
Rubén Barrios, titular de la Cámara de Comercio de Salta, destacó a El Tribuno que hasta el momento los comercios no lograron repuntar las ventas. "La verdad es que estamos muy esperanzados en que julio modifique la situación", destacó Barrios. El titular de la Cámara agregó que desde la entidad se están tratando de tomar medidas para reactivar las ventas. "Esperamos que la semana que viene se logre un acuerdo con la Asociación de Tarjetas de Crédito de la Argentina para lanzar una propuesta útil para los consumidores entre el 4 y el 17 de julio, que es justamente durante las vacaciones de invierno", afirmó Barrios. La Cámara también adelantó que a fines de julio se llevarán adelante promociones con algunas tarjetas y bancos. El gran objetivo es recuperar y conquistar nuevamente el mercado de los consumidores salteños, que bajaron las persianas de las compras y gastos.


pescaderia1.jpg
Los precios suben y eso obliga a comprar menos. (Pablo Yapura)
Los precios suben y eso obliga a comprar menos. (Pablo Yapura)

Con la esperanza puesta en los turistas y el control

Los comerciantes esperan que las vacaciones reactiven las ventas y que se tomen medidas contra las ferias ilegales. La llegada de los turistas a Salta durante las próximas dos semanas es el gran salvavidas que espera el sector gastronómico y hotelero, que también le da una mano a otras áreas.
"Creemos que hay varias variables económicas que se reflejan como positivas a nivel nacional, además de acciones que incentivan el consumo. Creo que de alguna manera se va a lograr inyectar más dinero a la calle, y esto también bajará algunos precios. Son factores que van a mejorar la situación económica y que van a frenar la caída que se vivió en estos primero meses", analizó Rubén Barrios, de la Cámara de Comercio, sin perder las esperanzas para lo que resta del año.
Las segundas marcas en el rubro alimenticio, higiene y vestimenta van ganando terreno entre los salteños. Los costos que no llegan a cubrir son las razones que impulsan la decisión cuando se compra. "Los salteños están optando por segundas marcas pero lo que es peor es que están optando por comprar en ferias clandestinas, comprando mercadería de bajísima calidad", afirmó Barrios, quejándose de la situación. Pero seguidamente el titular de la Cámara de Comercio reconoció que esto tiene que ver con el poder adquisitivo. "La gente no tiene plata", afirmó.
Esta afirmación queda muy bien plasmada en el mercado San Miguel, el lugar donde la mayoría de los salteños buscaba abastecerse básicamente de carne, frutas y verduras. Hoy los pasillos y puestos del mercado están casi vacíos. "Si bien cobraron el aguinaldo y se viene el sueldo, la gente ya no gasta como antes. Los mejores días de venta son del 1 al 17 de cada mes, después no viene nadie", destacó Elsa Pérez, dueña de una carnicería.
Fue esta mujer la que también describió cómo fueron cambiando los hábitos alimenticios de los salteños. Hoy sus consumidores se llevan menudencias como corazón e hígado.
Alberto, también carnicero, reconoce que los clientes siguen viniendo pero ya no compran como antes. "La venta bajó y ya no se vende por kilo. La gente lleva según la plata que tiene en el bolsillo y hace que le alcance", reconoció.
Entre los cortes de carne vacuna que tienen más salida, estos carniceros reconocieron que los más pedidos son la bola de lomo a $105 y la nalga a $130.
Como la mayoría de los comerciantes, Alberto confía en que las vacaciones de julio y la llegada de los turistas salven el mes, por lo menos para no cerrar en rojo.
Roberto tiene una pollería en el patio central del mercado. Ofrece todas las variantes en las que se puede preparar el pollo, pero, sin embargo, reconoció a El Tribuno que lo que más vende es puchero de pollo, menudos y alita. "La verdad es que se vende poco y eso que el pollo está mucho más barato que la carne de vaca. Ahora el kilo de pollo está a 34 y no baja más. Así que la gente se lleva lo más económico", admitió Roberto López que ofrece el puchero de pollo a 12 pesos el kilo, el menudo a 20 y las alitas a 25 pesos. Dejando las carnes de lado, se puede recurrir a otros alimentos alternativos que pueden salvar el día a día en la mesa. Una de estas opciones son los fiambres y quesos. En un recorrido por las fiambrerías de la zona centro, El Tribuno dialogó con Juan Siares. Este joven de apenas 32 años es encargado de una fiambrería. "La semana la pasamos con las ventas a los quioscos. Las familias compran por fetas", dijo con total naturalidad.

pescadero.jpg
Miguel Ángel Bustos pescadero. (Pablo Yapura)
Miguel Ángel Bustos pescadero. (Pablo Yapura)

Miguel Ángel Bustos PESCADERO "Empeoró el ánimo"

Texto: Carina Costello
Miguel Ángel es pescadero en el mercado San Miguel desde hace más de 25 años. Ha pasado por todas las crisis y tal vez eso hace que no se rinda. Quiere un mercado competitivo, limpio, seguro y que sea ejemplo de lo que es ser Patrimonio de la Humanidad, como es el mercado de San Martín e Ituzaingó. En diálogo con El Tribuno, afirmó que si bien las ventas están flojas, lo peor "es el ánimo de la gente".
¿Cómo van las ventas?
Hoy apenas recaudamos 4 mil pesos. Con eso no salvo el día. Hay que tener en cuenta que tengo empleados en blanco y hay que pagar el piso del mercado. Y así los números no cierran. Además no se logra alcanzar un consenso para que logremos tener un día o dos de promociones. El Cofruthos lo hace, ¿por qué nosotros no podemos? Por día yo tendría que tener una venta de 10 mil pesos. Al mes yo pago 20 mil pesos de piso en el mercado y además tengo hijos y esposa.
Es muy notoria la baja en las ventas...
Mirá, las ventas cambiaron pero lo que está peor es el ánimo de la gente. Nos están bombardeando la cabeza desde la 8 de la mañana y, sobre todo, en los programas de Buenos Aires. Acá por lo menos te tiran una buena onda. Como comerciante estás al frente de todo eso. Y encima tenés que hacerle frente a todos los vencimientos, cuando hay comercios que no tienen control. Hoy los barrios también tienen pescado, pero claro, junto con el pollo y no es así. Les permiten que en un solo freezer tengan pollo, pescado, menudo, alita, pata muslo y cajas de sábalo. Y que te dicen los de la Municipalidad: "Pero eso está todo congelado". No, cada producto tiene su cadena de frío.
¿Cómo se trabaja en la actualidad en el mercado?
Estoy acá desde 1993. Soy puestero y tendría que tener baño y no lo tengo y así cientos de cosas que no funcionan acá. Este edificio fue declarado Patrimonio de la Humanidad y no hay control de nada. Ahí está la placa, y cuando llegan los turistas y se encuentran con esto. En qué lugar del mundo se le permite a un edificio resguardado por la Unesco estar en esta situación y con un 40 por ciento de puestos que venden celulares. Además tenemos clientes que necesitan tener un taxi en la puerta y no lo tenemos. Los sábados en la noche está lleno de locales que venden alcohol. Así cómo vamos a ser atractivos. Para nada.
¿Los compradores qué buscan ahora?
La gente sigue consumiendo, solo que ahora compran 25 pesos o 40 pesos. Y entonces lo que tenemos que hacer los comerciantes es agudizar el ingenio. Ahora, por ejemplo, nosotros ofrecemos el puchero de sábalo, que tiene carne y que sale mucho más barato que el pescado en pieza. Y la gente lo lleva, porque les sirve. Tendríamos que tener mucha más venta teniendo en cuenta que vendo pescado, que es más saludable, pero no. Espero que con esta crisis agudicemos el ingenio y logremos salir de esta.

cuadro.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


cristian arias
cristian arias · Hace 4 meses

hay que hecharle la culpa a cristina, lo unico que sabe hacer macri, clarin y todos los ricos

Re KennethU
Re KennethU · Hace 4 meses

La ecuación es simple, los precios en Salta son altos y los sueldos son bajos, como siempre lo fueron. Creo que cualquier empleado en Salta gana un 20 o 30% menos que el empleado que hace el mismo trabajo en la misma empresa en Bs.As..


Se está leyendo ahora