Con las calles colmadas de niños y parejas de jóvenes y adultos, Salta vivió ayer emocionada la fiesta de la Independencia. Minutos después de las 19.30, las luces de la plaza se apagaron y los edificios que la circundan se vistieron de celeste y blanco. Sobre la emplanada del Cabildo Histórico de Salta, la Banda de Música de la Policía de la Provincia deleitó a los presentes con temas folclóricos y tradicionales del acervo nacional. Anoche la gala nocturna incluyó la proyección de un mapping sobre las paredes del Cabildo y el recital de varios artistas salteños, donde el cierre estuvo a cargo de Luciano Pereyra.
"Salve Argentina, bandera azul y blanca, jirón del cielo...", se pudo escuchar minutos antes del inicio del acto. En la plaza, los pequeños que ya van a la escuela no dudaron en cantar, mientras algunos adolescentes aprovecharon para sacarse selfies y guardar -más allá que en la retina- este histórico momento.
Pasadas las 20, el locutor oficial anunció la presencia del gobernador Juan Manuel Urtubey, acompañado de Isabel Macedo y algunos miembros de su gabinete, además de monseñor Mario Cargnello. Seguidamente José García Alcázar fue el encargado de interpretar el Himno Nacional Argentino.
Tímidamente, los salteños se sumaron a la interpretación que terminó con una plaza emocionada que no dudó en contestar: "Viva la Patria", ante la convocatoria del locutor oficial del acto.
Mientras las imágenes de banderas hondeaban en casi todos los edificios de alrededores de la 9 de Julio, el Cabildo ofreció su centenario y desgastado frente para la proyección de un mapping, que recreó la lucha por la Independencia.
En el marco de los festejos, se desarrolló en el Parque del Bicentenario el acto que dejó al descubierto la primera etapa del Mural del Bicentenario. La obra de Nushi Muntaabski ocupará 300 metros lineales.
La imagen de soldados caminado por la recova llevó a los presentes 200 años atrás. Los sonidos de la batalla, los caídos, las colores de la Patria y los nombres de quienes hicieron grande y libre a la Argentina se reflejaron en las galerías del histórico edificio.
La presentación no olvidó a los patronos de Salta, el Señor y la Virgen del Milagro, y los ruegos que los históricos hombres realizaron hace 200 años.
"Que la Virgen nos acompañe", se oyó decir y el estruendo de un cañón dio paso a la lectura del la primera línea de la Declaración de la Independencia, concretada un 9 de julio en la provincia de Tucumán.
Fechas claves para la Declaración de la Independencia, como el 22 de marzo de 1816 donde se acuerda el Pacto de los Cerrillos y el 15 de junio del mismo año, cuando se produce el Encuentro de Cobos, se reflejaron en las paredes del edificio que vio caminar por sus pasillos a Martín Miguel de Gemes. El héroe salteño, que luego de décadas fue reconocido como parte activa y clave en la formación de Argentina, como país libre.
Bajo una galería de banderas, la fecha del 9 de julio iluminó los ojos de los salteños que se unieron en una único y cerrado aplauso.
Una vez más, el "Viva la Patria" se volvió a escuchar, a lo que siguió la invitación a continuar la fiesta sobre el escenario ubicado en la esquina de Mitre y España. Allí. José García y Luciano Pereyra fueron los encargados de cerrar esta fiesta histórica e irrepetible.
Ayer, a través de una cobertura en directo desde la página web, Facebook y la cuenta de Twitter, El Tribuno le dio la posibilidad a los salteños -que no pudieron llegarse hasta la plaza o que se encuentran lejos de esta tierra- de vivir la experiencia de poder presenciar los 200 años de la Patria. Una fiesta irrepetible para guardar en la memoria familiar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora