El derrotero político de Francisco De Narváez estuvo en los últimos años marcado por los aivenes, luego de alianzas circunstanciales con el PRO de Mauricio Macri, la UCR de Ricardo Alfonsín, el Frente Renovador de Sergio Massa y el Gobierno bonaerense de Daniel Scioli, candidato presidencial al que anunció que votará el próximo domingo.
De Narváez, un empresario de origen colombiano, se lanzó a la arena política en 2003, al apoyar la candidatura presidencial de Carlos Menem, tras lo cual en 2005 resultó electo diputado nacional por el PJ, habiéndose postulado en el cuarto lugar de la lista que encabezó Hilda "Chiche" González de Duhalde.
En 2007 fue candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires por Unión-PRO, una alianza con el entonces diputado Mauricio Macri, que ese año fue elegido jefe de Gobierno porteño: De Narváez, en cambio, salió en tercer lugar detrás de Margarita Stolbizer y de Scioli, que fue elegido gobernador.
En 2009 repitió la alianza con Macri —y sumó a Felipe Solá— y su lista resultó en primer lugar, con un 34,5% de los votos, con lo cual superó a la que lideró el expresidente Néstor Kirchner, secundado por el entonces gobernador Scioli, cuya candidatura fue considerada "testimonial", ya que no asumió su banca.
Aquel fue el último año del acuerdo electoral con Macri, ya que en las elecciones presidenciales de 2011 volvió a presentarse como candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, pero en el marco de Unión para el Desarrollo Social (Udeso), un acuerdo entre su partido y la UCR, que entonces llevaba de candidato presidencial a Ricardo Alfonsín.
Ese año Scioli y Cristina Kirchner renovaron sus mandatos en la Provincia de Buenos Aires y en el Poder Ejecutivo nacional. En las últimas elecciones, las legislativas de 2013, De Narváez revalidó su banca de diputado nacional por Unión Celeste y Blanco, en una alianza con el líder de la CGT Azopardo, el camionero Hugo Moyano.
Tras esos comicios, en las que salió cuarto, con un magro 5,43% que le permitió a él renovar su banca y lograr que ingresara a la Cámara baja el sindicalista de los canillitas Omar Plaini, De Narváez llegó a un acuerdo de Gobierno con Scioli, que consistió en ubicar a hombres suyos en organismos de control de la Provincia.
Así, Gustavo Ferrrari —que aquel año no logró ser reelegido diputado nacional— fue designado asesor general de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires; Natalia Gambaro fue nombrada normalizadora de la Fundación Felices los Niños, que lideraba el cura abusador Julio César Grassi y este año fue intervenida por Scioli, y Gonzalo Atanasof fue designado presidente Autopistas de Buenos Aires SA.
Pero pese a que hombres suyos desembarcaron en el Ejecutivo provincial, De Narváez permaneció alejado de Scioli e inclusive en enero de este año se anotó en el Frente Renovador de Massa como candidato a gobernador, postulación de la que declinó en junio con el argumento de que el tigrense debía formar una alianza electoral con Macri para poder derrotar al kirchnerismo.
De Narváez afirmó este martes que apoyará el próximo domingo la candidatura presidencial de Scioli, a quien sin embargo no le escatimó críticas hasta hace pocas semanas.
"La estrategia K es Scioli al Gobierno, Cristina (Kirchner) al poder", afirmó el 5 de mayo en declaraciones periodísticas. Meses atrás había manifestado que si el mandatario bonaerense llegaba a ser Presidente, gobernaría La Cámpora y que "Scioli dialoga con todos, pero al final del día sigue siendo kirchnerista".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 13 meses

UN PANQUE QUE MAS DE LOS CLASICO SEUDOPOLITICOS.....ES UN JUDIO QUE LE PUEDE IMPORTAR DE LA REALIDAD ARGENTINA.....LO UNICO LE IMPORTA SU BOLSILLO .......QUE NEGOCIO PUEDE HACER....


Se está leyendo ahora