Con el 12% de los votos, la basura constituye la tercera preocupación de los ciudadanos residentes en Salta capital. Como el tópico se presta para especificaciones, cabe aclarar que la proliferación de microbasurales desvela, sobre todo, a los vecinos de las zonas norte y sur, mientras que los pobladores de la zona sudeste pusieron el foco en la generación racional de residuos y su posterior tratamiento y los del oeste en la ampliación del servicio de recolección.
Según un relevamiento de la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de Salta, en la ciudad existen alrededor de 200 microbasurales "crónicos", es decir, que vuelven a surgir a horas de que fueran removidos por cuadrillas de limpieza. La ordenanza de higiene pública establece multas que van desde los 1.500 hasta los 10.900 pesos para quienes arrojen residuos en lugares no permitidos y el Código Contravencional de la Provincia dispone, asimismo, hasta 20 días de arresto o sanciones económicas por la misma acción irregular. Sin embargo, tanta rigurosidad es soslayada por personas desaprensivas que emplean como vertederos los espacios comunes.
Los consultados comentaron, por ejemplo, que en la autopista circunvalación, a metros de Solidaridad, la banquina ofrece a la vista cubiertas de vehículos desechadas, restos de electrodomésticos, botellas y un sinnúmero de desperdicios provenientes de domicilios particulares.
También en la zona este de la ciudad, detrás del parque industrial, se erigen montañas de escombros en el sector del viejo basural de La Pedrera, que fuera reemplazado por el vertedero de la finca San Javier. Además, algunos encuestados se preguntaron acerca del avance del San Javier IV, anunciado en junio de este año; pero que desde Ambiente y Servicios Públicos se ocuparon en aclarar que si bien se están efectuando algunos quehaceres preliminares, como el despeje de la zona y la excavación de algunos pozos, el grueso de las obras todavía no se realizará. Los planes para el San Javier IV indican que tendrá mayor extensión que el III y que tendrá siete metros de profundidad.
El basural
Otro interés vecinal fue la renovación del contrato a Agrotécnica Fueguina, la empresa encargada del barrido público en ciertas zonas, el mantenimiento de algunos desages pluviales, la limpieza de imbornales y el tratamiento de los residuos en el vertedero San Javier.
Residentes de los barrios San Carlos y Ciudad del Milagro pidieron que se amplíen los alcances del programa Separemos Juntos, que comenzó a implementarse en 2011 y que se aplica en 16 barrios capitalinos.
Resulta clara la conciencia de los vecinos de que el problema de los residuos resulta permanente y creciente, lo que obliga a los gobiernos a diseñar e implementar políticas de largo plazo, sobre todo para evitar que los problemas "estallen".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...