Ayer, los vecinos que se encuentran en la manzana 3 de barrio San Nicolás II se levantaron con la peor noticia. Un móvil de la seccional del barrio Scalabrini Ortiz llegó hasta sus puertas con una orden de desalojo. Gracias a que se pudieron juntar mientras se producía el accionar policial lograron detener el desalojo.
Rodeados por barrios tradicionales de la zona sur como Parque La Vega o el mismo San Nicolás, en San Nicolás II viven aproximadamente 20 familias que se encuentran en una situación desesperante, ya que la mayoría son de bajos recursos y tienen hijos pequeños.
"A la mañana llegó un móvil de la policía queriendo entrar a las casas diciéndonos que nos teníamos que ir porque estábamos ocupando ilegalmente los terrenos", comentó una de las vecinas afectadas, que se acercó a dialogar con El Tribuno. Y agregó: "Decían que tenían una orden judicial, pero nos mostraban un papel de lejos y no nos dejaban verlo. Todo es muy raro, pero por suerte su accionar no fue violento".
La falta de escrituras es uno de los grandes problemas que tienen que atravesar estas familias, que compraron los terrenos de manera irregular, ya que nunca tuvieron una posesión efectiva. Sin embargo, eso no fue impedimento para que construyeran, ya que en el barrio hay edificaciones de losa.
El caso de César es similar a la de la mayoría de los vecinos. Hace 4 años compró el terreno, por el que dio un adelanto de 9 mil pesos, con la posibilidad de cancelarlo en cuotas. "Al tiempo me di cuenta que todo eso era trucho y que había sido estafado", comentó el hombre, que para mantener a su familia trabaja como albañil en una empresa constructora.
Ante esta situación, los vecinos de la zona decidieron organizarse y contratar un abogado para que se judicialice el tema y pueda frenar los desalojos. Según agregaron los vecinos que se reunieron a charlar con este medio, en abril llegaron las primeras órdenes de desalojo pero fueron frenadas a tiempo.
Los vecinos de San Nicolás II ya fueron intimados. Los mismos expresaron que la policía ya les advirtió que tienen hasta hoy para desalojar sus viviendas.

Falta de escrituras

En el barrio hay vecinos que tienen más de 10 años viviendo en el lugar. En diálogo con El Tribuno aclararon que no van a dejar sus casas. Expresaron que quieren llegar a una solución y están pidiendo que el nuevo dueño les venda esa porción de terreno. La quiebra de las empresas propietarias de los loteos, en los 90, fue la causa de que esos terrenos no hayan tenido un dueño. Según explicaron los vecinos, recién este año esas tierras entraron en remate. En ese contexto, los engaños y las estafas cayeron en los más desprevenidos, que decidieron asumir el riesgo de comprar esas tierras. La falta de escrituras es uno de los grandes problemas por el que tienen que atravesar las personas que compran un terreno irregular.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora