"El otro día un motociclista se paró frente a la casa de mi vecino. Iba con un acompañante que se bajó y miraban la casa. Los vi cuando pasé con el auto y mandé un mensaje al grupo. Enseguida una vecina salió a ver y la dueña de casa, que no los había visto, también. Ella nos respondió que era el muchacho que arregla su jardín y nos quedamos más tranquilos. Todo fue en segundos, por el WhatsApp". El relato es de una mujer del barrio Casa del Sol, en la zona sur, uno de los tantos donde los vecinos formaron un grupo en esa plataforma para estar en alerta contra los hechos de inseguridad.
En los últimos dos años los grupos de WhatsApp proliferaron. Familias, amigos, padres del colegio, compañeros de trabajo, cátedras universitarias, médicos, abogados, excompañeros del colegio y miles más. Todos comparten de todo: saludos, felicitaciones, fotos, memes, videos virales, chistes, bromas, publicidades y un largo etcétera. Algunos miembros se cansan de tantos mensajes y se van del grupo. Pero hay un grupo del que casi nadie sale: los de vecinos contra la inseguridad. Más aún, cada vez más barrios se unen a través de este sistema de mensajería.
"Vecinos unidos", "Vecinos en alerta", "Vecinos sin policías", "Seguridad", son algunos de los nombres que los administradores y miembros eligen para unirse contra las amenazas a su seguridad.
"En noviembre del 2015 nos vinimos a vivir con mi esposa al barrio y creíamos que era seguro, pero después nos enteramos de varios robos y en mayo, cuando salimos una noche, nos entraron y se llevaron todos los electrodomésticos y otras cosas. Casi nos vaciaron la casa. Así que al otro día salí y visité uno por uno a los vecinos del barrio diciéndoles que iba a formar un grupo de WhatsApp", contó Juan Ramón Terrazas, del barrio Solares Day.
Hasta entonces, "casi el 90 por ciento de las casas había sido asaltado", recordó.
Además de quedar interconectados, se reunieron con el intendente de Campo Quijano (el barrio está en el límite con la capital pero es jurisdicción del Portal de los Andes) y con autoridades policiales con las que acordaron que el patrullaje se haga en los horarios en que la mayoría sale a trabajar.
En las calles los vecinos colocaron carteles de alerta. Y empezaron a avisar por el grupo cuando veían autos y camionetas con vidrios polarizados que pasaban llamativamente despacio por las calles.
Terrazas contó que desde mayo no supieron de robos. "El barrio volvió a ser tranquilo y volvió la sensación de seguridad", afirmó.
Tema excluyente
En algunos barrios los vecinos acordaron que los grupos de seguridad sean tema excluyente. "Cuando llegué al barrio ya estaba formado el grupo "Miraflores alegre'' y por día recibíamos 40 o 50 mensajes, se preguntaban y ofrecían de todo; los mensajes de seguridad se perdían, así que decidí formar un nuevo grupo pero pusimos como condición que no se hable de ninguna otra cosa que no sea advertencias o emergencias de seguridad", explicó Gustavo López Figueroa, único administrador de casi un centenar de wasaperos de su barrio en la zona norte.
A ese grupo no ingresan vecinos de otros barrios, en la noche solo se avisan emergencias y no se silencia nunca la llegada del mensaje.
Otras soluciones
"Yo creé el grupo después de que nos habíamos reunido para rechazar la instalación de una carpa de baile; después seguimos con otros temas como enripiado, inundaciones, agua, y ahora lo usamos para las reuniones con funcionarios, con el presidente del Concejo Deliberante y con miembros de la Policía", explicó Julio Morales, del barrio Casa del Sol.
"En el tema seguridad estamos atentos cuando hay algún movimiento raro o gente que no conocemos; nos "hablamos'' enseguida", añadió.
En General Gemes, El Bordo y Campo Santo, la Policía del Valle de Siancas mantiene reuniones con los vecinos para mejorar la seguridad. Allí acordaron formar grupos de "wsp" como un sistema de alerta.
En Metán también se formó un grupo en el barrio Amec.
Barrios nuevos y vecindarios de años. Vecinos en obra y otros con casas terminadas. En la capital y en el interior. Todos dicen que quieren vivir más tranquilos y encontraron una herramienta que los une con ese propósito.
Beneficios y riesgos de la plataforma
"Es muy útil que los vecinos se unan para luchar contra la inseguridad, pero es importante también no dar tanta información en grupos que no sean confiables", advirtió ayer el subjefe de la Policía, Luis Gerardo Aberaztain.
La creación masiva de grupos de vecinos contra la inseguridad también es un dato del que la fuerza provincial tomó nota. "Bien usados los grupos son algo enriquecedor", destacó.
whatsapp.jpg
Las alertas siempre tienen  respuestas.
Las alertas siempre tienen respuestas.
Aberaztain mencionó algunas sugerencias para los miembros de estos círculos de mensajería.
Ser cuidadosos de qué información se comparte es clave. No es recomendable avisar al grupo que, por una salida, la casa queda sola.
Para la incorporación de nuevos miembros es clave verificar que la persona sea un vecino conocido por otros en el barrio.
También mencionó la necesidad de reducir las falsas alarmas que a veces se generan en los grupos y derivan en la movilización de recursos policiales (personal y móviles) a situaciones inexistentes.
"En la Policía tenemos operadores comunitarios y jefes de dependencias que pueden asesorar a los vecinos sobre cómo armar un grupo", ofreció.
En varios barrios, a través de WhatsApp se armaron reuniones con autoridades policiales que permitieron mejorar el servicio de la fuerza en esas zonas.
Examen de ingreso y condiciones para los miembros
Al principio, los grupos de WhatsApp se formaron con el propósito de intercambiar información de todo tipo entre los vecinos, no solo aspectos de la seguridad. Así, se compartían ofertas comerciales, contactos de desmalezadores, albañiles y pintores, chistes y videos virales. En casi todos los grupos consultados por El Tribuno se podría decir que hay "examen de ingreso". Una de las primeras condiciones es vivir en el barrio.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Franco Cardozo
Franco Cardozo · Hace 1 mes

Lo que dice josé maría garompeiro es la pura verdad, hay varios policía de ésa calaña, por supuesto hay que estar atento.

Belén Isasmendi
Belén Isasmendi · Hace 1 mes

Ahora hay que cuidarse de SEBASTIÁN GUITIÁN y de MARIO DEL BARCO!

jose maria garompeiro
jose maria garompeiro · Hace 1 mes

y de la policia quien nos cuida acaso no saben que los datos, tambien, lo pasan los uniformados a los chorros??? hay que tener cuidado de todos y.........todas


Se está leyendo ahora