Lourdes Roldán es una joven profesional salteña, apasionada por los caballos y los deportes hípicos.
Desde muy chica abrazó con un gran entusiasmo la equitación. No le fue nada fácil, ya que se trata de una actividad en extremo costosa. Sin embargo, pudo sortear inconvenientes y darse el gusto de competir. Ahora solo lo hace por placer. Asegura que se trata de un deporte en el que el hombre y la mujer están en igualdad de condiciones.
"Si se puede practicar de niño algún deporte hípico es muy beneficioso, ya que ayuda a moldear el carácter, la voluntad y genera un alto grado de responsabilidad", explicó Lourdes en diálogo con El Tribuno.

¿Es posible para cualquier persona practicar actividades hípicas?
Sin duda. Se trata de una actividad costosa, pero siempre hay una forma de acceder a lo que a uno le apasiona.
Sin ir más lejos, yo no soy una persona adinerada, pero con mucho esfuerzo llegué a comprarme un caballo al que le brindo mucha dedicación. También me doy tiempo para practicar casi a diario. Antes lo hacía con caballos prestados.

¿Cómo nació esa pasión?
Desde muy chica, a los 5 años más o menos. Como vivía cerca de la rural (Sociedad Rural Salteña) iba a los alrededores a buscar caballos sueltos y con un lazo armaba un medio bozal y los montaba. Luego anduve mucho tiempo en caballos criollos hasta que empecé a trabajar y pude comprarme uno para actividades hípicas. Participé de algunas competencias de equitación. Sin embargo, no me dedico profesionalmente por falta de tiempo y de recursos suficientes.

¿Las mujeres están en igualdad de condiciones en lo que hace a esta actividad?
Las actividades hípicas están llenas de mujeres. Hacerlo de manera profesional requiere de muchísimo tiempo y compromiso. El jinete y el caballo deben formar un binomio, quizás es la parte más complicada de este deporte. Se debe alcanzar un alto grado de confianza y respeto mutuo, por eso hay que trabajar todos los días desde el suelo y montado. El animal siente todo y devuelve con la misma intensidad el cariño que recibe.
La equitación también es pedagógica, les enseña a los chicos a ser responsables, les afianza la voluntad.

Ingresar al circuito de competencia, ¿es costoso?
Sí. Es muy costoso. Los esfuerzos económicos apuntan a mejorar el rendimiento del caballo, como del deportista. La comida de los animales, los controles médicos, suplementos dietarios, camas, vendas de descanso, mantas, equipo de salto, etc. Sin lugar a dudas, se debe tener una capacidad económica importante para dedicarse profesionalmente a esta actividad. Yo no puedo hacerlo, sin embargo el hipismo es mi pasión y lo disfruto en la medida de mis posibilidades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 5 meses

Me gustaria ser caballito, por un ratito nomas.

Perez Juan Carlos
Perez Juan Carlos · Hace 5 meses

Hermosa! Debe tener un carácter muy especial, los caballos son animales que hacen sentir al ser humano muy tranquilos, confiados, cero estrés, etc.

Roberto Romero
Roberto Romero · Hace 5 meses

Le doy hasta que la Rural haga algun festival gratis para chicos pobres .

gio vergara
gio vergara · Hace 5 meses

llevame aunque sea como talero..


Se está leyendo ahora