Hace unas semanas Lucía Fainboim y Ezequiel Passeron, del programa nacional Con vos en la web, dieron capacitaciones en Salta en las que les brindaron a grandes y chicos herramientas para el uso responsable de las tecnologías de la información y de la comunicación. Luego, fueron entrevistados por El Tribuno y desarrollaron algunos conceptos que consideran valiosos para el abordaje de problemáticas como el cyberbullying y el grooming, sin demonizar las nuevas tecnologías, que pueden ser muy aprovechables desde el punto de vista educativo.
Decías que en la web se dan situaciones que tienen más que ver con lo social que con lo tecnológico. ¿Podés explicarnos esta idea?
Ezequiel: Nuestra idea y la filosofía del programa es poder usar las nuevas tecnologías para la educación de los chicos. Creemos que nos dan un montón de posibilidades a los docentes para facilitar la aprehensión de los chicos de un montón de cuestiones, no solo acerca de las asignaturas como matemáticas, lengua o literatura, sino también en mejorar la manera de estudiar. A lo que yo me refería es a cuando en la web pasan cuestiones sociales y luego se demoniza la herramienta. Y muchas veces las cuestiones que suceden son sociales, como la violencia, la discriminación, el abuso sexual. Son problemáticas que existían antes de internet que también ocurren en internet.
¿Cuáles son las cosas a las que padres o docentes tienen que prestar especial atención?
Lucía: Es importante que los padres y docentes o adultos en general le den a la web la importancia que tiene. Ni maximizarla, ni subestimarla. A veces como son problemas que los mayores no tienen, no lo ven y no les dan importancia. Es importante primero dialogar con los chicos. Hablar, escucharlos y entender por qué les importa lo que pasa en las redes sociales, por qué les puede importar que alguien los burle en esos espacios y que esa burla tenga muchos "likes" o no, por qué les gusta usar las redes sociales, qué redes usan y, a partir de ese diálogo, seguramente, puedan entender qué problemas pueden surgir. Muchas veces vemos padres que se jactan de no usar redes sociales y la verdad es que en esta época no es admisible eso. Hay que entender más o menos en qué están los chicos porque la verdad que la vida social de ellos pasa por internet. Es importante saber qué es lo que hacen y allí seguramente ellos mismos comiencen a aprender qué riesgos pueden haber. Nosotros trabajamos cuatro grandes riesgos: discriminación en internet, la viralización de imágenes personales o íntimas, el abuso sexual por parte de adultos en internet y la identidad digital.
A nivel de la Justicia recién se ha comenzado a trabajar, pero ya han habido antecedentes de pena para delitos de grooming, por ejemplo...
Ezequiel: El derecho siempre corre atrás de la tecnología y sus avances y muchas veces cuando se sanciona una ley o hay una disposición o una reglamentación, al poco tiempo queda obsoleta porque las mismas tecnologías se van dinamizando. Tenemos una larga tarea en capacitar a agentes de la Justicia como para que entiendan qué son los casos que están trabajando y luego ellos sí puedan profesionalizar sus equipos. Con el tema de grooming hay que tener equipos multidisciplinarios, forenses informáticos, psicólgos, abogados, porque son temáticas muy complejas, sociales, que involucran a menores y que requieren de mucho trabajo y de mucha investigación.
Y que necesitan difusión...
Lucía: Si, para no naturalizarlas y para entender también de qué se está hablando. Es un problema muy complejo. Que un chico cuando sienta que alguien lo está abusando en internet pueda recurrir a un adulto no es un tema tecnológico, es un tema de la relación entre el adulto y el chico. Que el chico tenga alertas para entender que algo no está bien también es una cuestión que va en la relación de la familia y de la educación que está teniendo. Que pueda usar y disfrutar la tecnología, pero como en cualquier otro espacio de su vida que disfruta como la calle, el club, el colegio y que sepa que hay algunos cuidados que tiene que tener. Eso es indispensable en la educación de la casa, la escuela y la familia.
Durante la jornada de trabajo en Salta de Con vos en la web se refirieron al artículo 131 de una ley. ¿De qué se trata?
Ezequiel: Ese es el artículo que incorpora el delito de grooming al Código Penal. Este no solo es un delito en sí mismo sino que también es la punta de otros delitos como la generación de pornografía infantil, la extorsión, el abuso sexual.
¿A partir del trabajo que hacen desde esta organización, sienten que más gente se ha interiorizado y hay más conciencia sobre los riesgos que hay en la web?
Lucía: Vemos que los adultos están preocupados por el tema pero que quizás no saben por dónde comenzar o les faltan herramientas para poder incluso subirse el autoestima y trabajar esta temática con libertad, entendiendo que no necesitan ser expertos en tecnología para comenzar a trabajar el tema. Entonces las charlas, tanto las presenciales como los cursos a distancia que damos para adultos les vienen bien para sentir que pueden hacer algo y ver cómo lo pueden hacer, qué herramientas tienen a su alcance para acompañar a los chicos. Ellos muchas veces conocen algunas de las problemáticas, otras los sorprenden pero siempre, en cada lugar al que vamos, genera mucho interés.
Ezequiel: Hay una gran demanda de información, de docentes y padres, para empezar a atacar esta problemática y ver cómo trabajarla junto con los chicos, sin el miedo de meterse en "el mundo de ellos", el mundo digital, que a priori está visto como un mundo en el que los adultos no tenemos injerencia y justamente, este programa, busca que los adultos nos metamos porque el mundo digital es un ámbito más de la vida social.
Grooming: señales de alerta y consejos útiles
Con vos en la web elaboró guías para prevenir o identificar situaciones de grooming y definió acciones a seguir en el caso de estar frente a este delito.
Para prevenir grooming: No dar información o imágenes comprometedoras por chat. Esta recomendación no debe limitarse a los desconocidos ya que las fotos rápidamente pueden cambiar de contexto y quedar expuestas en la web.
En caso de grooming no borrar ningún contenido de la computadora o del teléfono celular. Las conversaciones, las imágenes y los videos que el acosador y la víctima hayan enviado deben ser guardados como prueba. Se recomienda incluso hacer impresiones de pantalla y guardarlas en formato digital o impreso.
No denunciar el perfil acosador en la red social o plataforma web. Al hacerlo, el administrador del sitio web puede bloquear al usuario y generar una pérdida de información necesaria para realizar la investigación. Al ser bloqueado, el abusador puede crear un nuevo perfil y continuar realizando el delito con otros chicos.
No amenazar o increpar al abusador. A pesar del enojo lógico, esta actitud puede generar que el acosador se aleje de la víctima, lo que dificultará para los investigadores la tarea de localizarlo.
El grooming es un delito incorporado al Código Penal, a través del artículo 131, por lo que se debe realizar una denuncia para que se de inicio a la investigación del caso. Puede hacerse en una comisaría o fiscalía. ¿Dónde llamar? Al 0800-222-1717 (Brigada Niños) o por mail a brigadaninos @jus.gov.ar. Las 24 horas, todos los días.
No recriminar. En estos casos, la primera reacción de los adultos suele ser recriminarles a los chicos el haberse contactado con desconocidos a través de la web y haberles dado información íntima. Hay que recordar que los chicos son siempre víctimas y los abusadores son especialistas en conseguir lo que buscan.
No culpabilizar. El adulto debe evitar fomentar la vergüenza o culpa al momento de enterarse de lo sucedido, no solo porque no es de ayuda, sino porque potencia el poder del extorsionador. El acosar tiene como mecanismo, en muchas casos, extorsionar a los chicos con hacer público el material íntimo entregado si no cumplen con nuevos pedidos.
Dialogar. El adulto debe acompañar, contener y orientar a los chicos en estas situaciones. Es posible que los chicos se sientan responsables, temerosos o culpables por lo sucedido y, por ende, es necesario fomentar el diálogo para acompañarlos de la mejor manera en una situación que es angustiante y vergonzosa.
El Programa Nacional Con Vos en la Web depende de la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Además de las charlas y los talleres elaboran contenidos que están disponibles en la página web www.convosenlaweb .gob.ar y en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram y Yotube.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora