*

Lucía Martelotte: "Dedicamos el doble de tiempo que los varones a cuidar a niños y enfermos"
Lucía Martelotte es especialista del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género y estuvo en Salta para investigar qué políticas se están implementando para lograr una distribución equitativa de las responsabilidades familiares entre varones y mujeres. Este estudio se desarrolla con apoyo de Unicef en Salta, Tierra del Fuego y Misiones para generar conciencia sobre la necesidad de equilibrar las cargas entre padres y madres.
"Más allá de la función biológica de amamantar, todo lo demás puede ser una responsabilidad compartida", planteó. También apuntó a la necesidad de modificar el sistema de licencias laborales y habló de "resistencias" en el sector empresarial.

¿Cómo es la investigación de ELA sobre el rol de las mujeres y los varones en el cuidado de la familia?
Es un relevamiento normativo. Queremos ver cuáles son los proyectos de ley que hay, tanto a nivel nacional como en Salta, Tierra del Fuego y Misiones, para la conciliación de la vida familiar, sobre todo con el tema de las licencias. Otro objetivo es identificar buenas prácticas en empresas y sindicatos. Queremos tener un diagnóstico e impulsar una agenda.
¿El cuidado recae principalmente en las mujeres?
A nivel nacional se hizo una encuesta sobre el uso del tiempo y los datos mostraron que las mujeres dedicamos casi el doble del tiempo que los varones a las tareas de cuidado, no solo de niños sino también de mayores y enfermos.
Las mujeres dedicamos, en promedio, 6,4 horas por día a esas tareas y los varones dedican 3,4.
¿Cuál es la situación que encontraron en Salta con respecto a este tema?
Vimos que hay cierto interés por trabajar estas cuestiones. Hay proyectos legislativos, sobre todo enfocado en las licencias.
Cuando se implementan políticas para conciliar el cuidado familiar con el trabajo, los resultados son positivos porque baja el ausentismo y se genera mayor compromiso.
A nivel empresarial también hay interés pero es muy incipiente. Detectamos ciertas resistencias, a veces asociadas al posible costo que pueden tener estas políticas. Hay que trabajar para que se entienda que esa es una mirada restringida.
Algunas buenas prácticas tienen que ver con flexibilizar el horario laboral.
En Argentina, desde el Estado se reproduce esta idea de que las mujeres somos las responsables del cuidado. Tenemos 90 días de licencia por maternidad para las mujeres y dos días para los varones. Sin embargo, más allá de la función biológica de amamantar, todo lo demás puede ser una responsabilidad compartida entre varones y mujeres.
¿Qué políticas se pueden implementar para equilibrar las cargas?
Los esquemas de coparentalidad son muy interesantes. Hacia ahí deberíamos ir. Las licencias parentales son las que vienen después de las licencias por maternidad y paternidad y son flexibles. La familia puede elegir cómo repartirlas entre varones y mujeres. Eso ayudaría a ir hacia la corresponsabilidad y ayudaría a que las sociedades sean más equitativas.
En Tierra del Fuego hay seis meses de licencia que se pueden repartir el padre o la madre. Esos esquemas flexibles son los que se deberían favorecer.
Las mujeres no nos podemos incorporar al mercado laboral en igualdad de condiciones porque tenemos estas responsabilidades.
Tenemos una investigación de 2011, en la que buscábamos perfiles y conformaciones familiares de legisladoras y legisladores a nivel nacional. Se detectó que las legisladoras eran, en mayor medida, solteras o divorciadas y tenían, en promedio, uno o dos hijos. En cambio los varones eran, en mucho mayor medida, casados y tenían, promedio, cuatro o cinco hijos. Eso muestra que el tema de cuidado para las mujeres sigue siendo una tensión.
En 2012 les preguntamos en Buenos Aires a padres y madres de hijos de menos de cuatro años por qué no asistían a centros educativos o de cuidado. La hipótesis era que eso pasaba por la falta de vacantes o porque las salas quedaban lejos. Pero el 87 por ciento de las personas respondió que, a esa edad, los niños tenían que estar al cuidado de la madre.
El mandato de la maternidad y el pensamiento sobre las mujeres que dejan a sus hijos en centros de cuidados es muy fuerte.
¿Cómo piensan trabajar para que los datos se reflejen en políticas?
Tenemos pensadas diferentes estrategias. Una es armar un documento para presentarlo en las Cámaras de Diputados e impulsar la discusión. La idea es acercar argumentos.
En Argentina tenemos 90 días de licencia para las mujeres, lo que está por debajo de los 98 que recomienda la Organización Internacional del Trabajo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...