La Fragata Libertad inició ayer desde el puerto de Buenos Aires un nuevo viaje de instrucción, que esta ocasión -alejada la amenaza de los fondos buitre que en 2012 lograron retenerla durante dos meses en Ghana- volverá a incluir escalas en tradicionales puertos europeos. El viaje, que durará cerca de seis meses, comenzó con una innovación: su periplo podrá seguirse en tiempo real a través de la Web.
Por su parte, apenas Argentina pagó a los fondos buitre, especialistas económicos salieron a opinar sobre el regreso al mundo financiero después de casi 15 años de ausencia.
Los economistas destacaron las posibilidades que se abren a partir de ahora para que la Argentina reciba crédito e inversiones del exterior.
Este beneficio seguramente, afirman, será para empresas privadas y gobiernos provinciales.
El financiamiento puede ser más fuerte en el desempeño alcista que prevén para acciones y bonos.
Javier González Fraga, expresidente del Banco Central, estimó que el acuerdo con los holdouts "posibilita la apertura de inversiones y de las probabilidades de compra de proyectos directos de inversión y no bonos. La inversión reemplaza al consumo como fuerza de crecimiento y, por lo tanto, el consumo se presenta como consecuencia de la inversión". Su vaticinio fue: "Van a entrar más de 300 mil millones de dólares en los próximos 4 años, muchos de estos fondos son dólares de los propios argentinos que hoy están en cajas de seguridad o el exterior".

Consultoras

"La salida del default permitirá recuperar la inversión pública, pero faltan pasos para asegurar el financiamiento", según un análisis del Ieral de la Fundación Mediterránea. "Con la emisión de deuda de esta semana, por 16,5 mil millones de dólares, la Argentina está saliendo del default y, al mismo tiempo, logrando cubrir con creces la necesidad de financiamiento en moneda extranjera del sector público nacional para 2016", sostuvieron los economistas Marcelo Capello y Néstor Grión. Por su parte, Ramiro Briglia, asesor bursátil y analista de mercado, expresó que "la emisión de bonos no solo abarata la financiación del Estado nacional, sino que abarata el costo de financiación a las empresas. La energía en el país es uno de los sectores que más atrasado está y creemos que este financiamiento externo va a hacer que se acelere el proceso de inversión en la Argentina en lo que comúnmente conocemos como Vaca Muerta. Soy optimista y creo que Argentina tiene mucho potencial". Finalmente, Martín Redrado opinó que "tras el pago a los holdouts vamos a tener un programa fiscal más cierto y metas mucho más precisas que las que se dieron en enero; un programa monetario con metas cuantitativas y, asimismo, financiero".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora