*

Luis Beccaria: "Yo creo que en 2017 la economía va a crecer entre un dos y tres por ciento"
Luis Beccaria es doctor en Economía, investigador, docente del Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional de General Sarmiento y profesor titular de Economía Laboral en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Entre 1983 y 1990 fue director del Instituto Nacional de Estadística y Censos, de 2008 a 2012 fue director de Estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.
El especialista en mercado laboral estuvo ayer en Salta para participar de las Primeras Jornadas sobre Estudios del Desarrollo Económico organizadas por el Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico de la Universidad Nacional de Salta y de la Facultad de Ciencias Económicas. Beccaria cerró las jornadas del Ielde con el tema "Sobre-educación en el empleo".
¿Qué es la sobre-educación en el empleo?
Hoy presenté un trabajo exploratorio, pero en sí mismo los resultados no son relevantes, sino que la idea fue discutir un concepto que puede tener una influencia en el funcionamiento laboral. Hay personas que tienen más educación de la que requiere el puesto que está desempeñando, es decir, cuando una persona no encuentra trabajo acorde con su formación va y trata de conseguir un trabajo de menor salario y de menos calificación. Por ejemplo, si soy médico y trabajo de taxista o soy maestro y trabajo de oficinista. Hay distintas formas de identificar problemas en el mercado de trabajo, en el nuestro uno de los problemas es el desempleo, el subempleo por horas, cuando la gente trabaja menos horas de las que quiere, y otro problema potencial es la sobre-educación.
¿Hay estimaciones de qué cantidad de profesionales universitarios realizan tareas que no tienen que ver con su profesión?
En la Argentina no hay cifras. Yo lo que mostré son algunos estudios de países europeos, donde ese fenómeno tiene cierta magnitud lamentablemente. El tema era plantear un problema que se tiene que tener en cuenta cuando uno estudia lo laboral.
Pero, ¿se sabe si hay mucha o poca gente en esa situación?
No sabemos, sospechamos que hay algunos. No solo ocurre con los profesionales sino con tareas muy elementales, en las que se exige título secundario o técnico y ahí también hay sobre-educación. Los estudios que uno encuentra son mediciones puntuales, en un momento determinado, por lo que no se puede hacer un seguimiento como se hace en el desempleo.
Como exfuncionario, ¿qué piensa de que el actual gobierno no tenga en cuenta las cifras del Indec del gobierno anterior?
Yo no creo que sea el Gobierno, la definición en términos técnicos la hizo el Indec. Yo lo que vi son personas que trabajaron históricamente en ese organismo antes de su intervención en 2007 y que ahora volvieron. Cuando llegaron hicieron una evaluación sobre la encuesta de hogares y de forma razonable y bien fundada dijeron que esa información no se puede utilizar. No es que no se puede usar porque la hizo el gobierno anterior.
¿Qué piensa del aumento de la pobreza?
Lamentablemente no sabemos, por la misma razón de que no tenemos una medición hay que esperar hasta el año que viene. Lo que ahora hizo el Indec es cambiar la forma en que se venía midiendo, por eso como no es la misma metodología, no podemos comparar con el año pasado. Hay que esperar.
Se habla de una pobreza de más del 30 por ciento... ¿cómo se combate esa pobreza?
La pobreza no se puede combatir si no se mejora el empleo, los ingresos. Todo lo que el Estado pueda hacer en programas sociales está bien y hay que aumentarlo, diseñarlo en algunos casos mejor, en otros intensificarlo, pero eso va a dar resultados en tanto sea acompañado por un crecimiento del empleo. Y que eso favorezca a que los salarios sean elevados. Es muy difícil, lo que se puede hacer en el corto plazo son políticas de alivio: tratar de atender la situación de los pobres, de levantar los ingresos, mejorar el consumo. En términos estructurales, ningún país sale de la pobreza solo con políticas sociales; es difícil que salga si no hay políticas sociales pero no es suficiente.
Con este panorama económico, ¿cómo ve a la Argentina en 2017?
El año que viene uno supone que no va a ser tan malo como este. Va a haber algún rebote. Los que trabajan en proyecciones, en armar escenarios, no son tampoco extremadamente optimistas. Es difícil que la economía caiga, seguramente va a crecer y va a haber una mejora de las remuneraciones. Yo no creo que el empleo crezca mucho, pero no va a caer. Puede crecer un poco por la construcción, pero va a ser un año mejor que éste. Lo fundamental es que los salarios no van a caer y se van a recuperar; esto va a permitir que la economía crezca y que se recupere el consumo. No veo que haya mucha inversión tampoco. Hace unos meses se decía que la economía iba a crecer un cinco por ciento, yo creo que va a crecer pero menos, entre un dos y tres por ciento. En el mercado de trabajo no va a subir el desempleo y el empleo va a crecer un poco. Este año no cayó tanto, así que ahora se va a recuperar. De todas formas, hay que ver si esto se afianza para empezar a crecer sostenidamente.
¿Qué opina del presupuesto que se destina a educación?
En uno de los trabajos que se presentó en la jornada se mostró que hubo un aumento importante en lo que se destina a la educación. Por esto hay más chicos estudiando, pero la repitencia, la sobreedad no cambiaron mucho. Las pruebas de calidad muestran que no se avanzó, o sea que no solo es cuestión de presupuesto.
Sabemos que sin presupuesto no se puede hacer nada, pero aun teniendo más presupuesto no permitió avances significativos en la educación. Es un desafío importante.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...