Pasó un año desde que Luracatao, el cóndor hallado en los Valles Calchaquíes con serias heridas de arma de fuego inició su rehabilitación. "Hoy está en condiciones de remontar vuelo y retornar a su hábitat natural", contó Irene Soler, secretaria de Medio Ambiente de la Provincia. La liberación será el próximo 4 de octubre, en horas del mediodía, en Seclantás. Se llevará a cabo un ritual del que participará toda la comunidad.
Soler recodó que esta imponente ave, símbolo de la región andina, cayó herida en unos cultivos del pequeño paraje Luracatao, del departamento Molinos. Allí, una lugareña lo recogió y lo mantuvo en el patio de su casa, sin saber que hacer hasta que lo encontraron efectivos de la policía y dieron aviso a las autoridades de Ambiente. "Luego el cóndor fue trasladado a la Estación de Fauna, donde le detectaron proyectiles de un arma de fuego en el cuerpo, que le impedían volar. Estaba seriamente herido. Fue derivado entonces a la sede de la fundación Bioandina, en Buenos Aires, entidad dedicada la a protección de la vida silvestre y donde recibió tratamiento especializado", recordó Soler.
Para el traslado del cóndor desde Buenos Aires a Salta, la fundación Aerolíneas Argentinas hará su aporte. Y desde el aeropuerto partirá una caravana biólogos, funcionarios y periodistas hacia Seclantás, donde finalmente Luracatao levantará vuelo, desde una montaña ubicada en cercanías del pueblo. "Si bien en un principio se pensó que la liberación se realizaría en Luracatao, donde fue hallado y le dio nombre al cóndor, se decidió finalmente realizarla en Seclantás, para facilitar la participación de la gente. Está previsto que se sumen a las actividades la comunidad educativa del pueblo", concluyó la funcionaria de Ambiente.
Tareas de concientización
En la zona de los Valles Calchaquíes aún perdura la creencia de que el cóndor constituye una amenaza para el ganado menor. De allí, que muchos pobladores buscan eliminarlo. Sin embargo, dicha creencia se encuentra en extremo alejada de la realidad ya que se trata de una especie carroñera o necrófago, que se alimenta de cadáveres de otros animales.
A fin de educar a los niños y jóvenes de la región sobre las particularidades del cóndor y sobre la necesidad de protegerlos, un equipo de especialistas de la fundación Bioandina lleva adelante hace varios días un programa de charlas educativas en escuelas y colegios de la zona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 2 meses

Mmm ... Parece que unos cuantos se van a pasar unas vacaciones gratuitas en Seclantás.


Se está leyendo ahora