El equipo de Finanzas dio finalmente luz verde al detalle de las necesidades financieras que tiene el Gobierno nacional para el año corriente, que se reparte casi en partes iguales en la cobertura del aún abultado déficit fiscal proyectado, que se espera reducir de algo menos de 4,8% del PBI a 4,2% del producto, y el pago de los servicios de la deuda pública, más el pago de vencimientos de títulos con nuevas emisiones, por un total equivalente a 5,3% del producto bruto interno.
En los últimos días, el ministro Luis Caputo, firmó el decreto 29 que lo habilitó a tomar deuda nueva por hasta US$ 20.000 millones, aunque las necesidades y fuentes financieras suman a US$ 40.350 millones. La diferencia se explica porque en el año vencen títulos emitidos en los últimos años por un total de US$ 20.247 millones, los cuales se proyecta cancelar con emisiones de bonos en los mercados local e internacional, que no afectarán el nivel de endeudamiento neto del país, que al 30 de septiembre último era de poco más de US$ 264 millones, cercana a 54% del PBI.
Finanzas ya cerró con los seis bancos seleccionados para la colocación de bonos de la deuda en los mercados internacionales y locales el adelanto de US$ 6.000 millones, significa 1,1% del PBI, en un programa REPO, como se denomina en la jerga financiera a los préstamos con garantía de bonos en poder del estado por un monto equivalente; en este caso se eligió el Bonar 24, con una tasa equivalente a LIBO más 290 puntos básicos, un 3,8% anual, a un plazo de 18 meses.
Por otra parte, del financiamiento en los mercados, se previó que habrá una concentración en el mercado doméstico, por el equivalente a 2,6% del PBI, más 0,8% del PBI a través de la colocación de Letras del Tesoro de corto y mediano plazo por un total de 0,8% del PBI y asistencia de entes públicos por un 0,4% del PBI.
En los mercados internacionales se proyecta captar US$ 10.000 millones, 1,8% del PBI, aunque en los mercados se descuenta que el interés de los inversores externos podría resultar notablemente mayor y a tasas que se podrían aproximar a 6% anual, a esta altura del año. Asimismo trascendió que el Gobierno no tomará deuda con el Fondo Monetario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora