Luego de estar internado cerca de 4 horas, el presidente Mauricio Macri se retiró anoche desde una clínica rumbo a la residencia oficial de Olivos, mientras los aparatos de comunicación del Gobierno admitían la noticia luego de haberla desmentido inicialmente.
El mandatario fue sometido a una serie de estudios que incluyeron una arteriografía y "una pequeña sedación", antes de ser enviado a una habitación común para su observación. Había llegado a la clínica por recomendación de la Unidad Médica de Presidencia, luego de que sintiera un malestar antes de una reunión con un grupo de periodistas.
La confirmación de la noticia cerró una tarde de idas y vueltas a nivel informativo. Más temprano, voceros del Gobierno habían negado enfáticamente una posible internación del jefe de Estado. Incluso, llegaron a distribuir a través de twitter una foto del encuentro de Macri con los periodistas en la Quinta de Olivos, como forma de desmentir la versión que ya habían publicado algunos medios.
El Tribuno también consultó con fuentes de Casa de Gobierno que insistieron con la información inicial y enviaron esa foto de Macri con la prensa.
Posteriormente la noticia fue confirmada a través de un comunicado de Presidencia de la Nación. En ese texto, se informó que Macri tuvo "alrededor de las 15 una leve arritmia que no le impidió continuar con su trabajo y mantener la agenda de actividades previstas".
Macri salió de la internación en la Clínica Olivos cerca de las 23, luego de hacerse los estudios cardíacos aconsejados por el equipo de médicos, quienes en contacto con los medios que aguardaban novedades afuera del establecimiento indicaron que "se revirtió la arritmia, lo dejamos en reposo y la recomendación es que siga en reposo durante las próximas horas", manifestaron.
Respecto a los estudios, el vocero presidencial, Iván Pavlosvky, precisó que el Presidente fue sometido a distintos chequeos cardíacos, para los que se necesitó "una pequeña sedación".
Pavlovsky detalló que la arritmia fue detectada en las primeras horas de la tarde. Sin embargo, Macri manifestó su voluntad de mantener su agenda.
"Cuando estaba terminando la jornada, que lo vienen a buscar su mujer e hija, el médico lo vuelve a revisar y dice que persiste la arritmia". Por esa razón le recomendó que vaya a una revisión en la clínica. Según relató Pavlovsky, al cabo de los estudios los médicos le dijeron que la arritmia había bajado. El Presidente debía recuperarse de la sedación, tras lo cual se iba a analizar si volvía a la Quinta de Olivos o permanecía en la clínica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora