No fue Mauricio Macri quien habló en la primera reunión del Gabinete económico, que encabezó en el salón Eva Perón, sino la vicepresidenta, Gabriela Michetti, quien entre otras novedades confirmó que en enero próximo "se va a comenzar con el diálogo político, social y económico con todos los sectores" con el objetivo de evitar aumentos de precios de la canasta básica.
En ese contexto, Michetti, destacó que "no hay razones para seguir aumentando los precios", tras considerar que la expectativa de que el dólar se iba a ir a un precio muy alto, no ocurrió.
Michetti también remarcó que el Gobierno está completamente abocado a revisar los incrementos registrados las últimas semanas y que es buena la predisposición de las empresas que aumentaron, a retrotraer los precios a noviembre o a mantenerlos.
La presidenta del Senado tampoco dejó pasar la oportunidad de mandar un mensaje al mundo empresarial asegurando que "en aquel sector que no haya una regulación y los precios siguen subiendo, se abrirá la importación", algo que obligaría a bajar los precios por el mecanismo de la oferta y la demanda.
Negociaciones, en enero
En la misma línea, la vicepresidenta anticipó que durante el diálogo económico social a realizarse en enero, se abordará desde un aspecto macro, donde no solo se tratará el tema precios, sino la productividad de los sectores.
En ese contexto, aclaró la decisión del gobierno de "generar inversiones de infraestructura y el país se convierta en receptor turístico", sobre todo de Asia, continente que observan como clientes potenciales.
Desde ese plano, en referencia al acuerdo económico social, la vicepresidenta dijo que la función del acuerdo económico social será que la economía productiva pueda crecer y sobre todo pueda generar nuevos puestos de trabajo, tras subrayar que hace cuatro años que no se generan empleos genuinos.
Michetti señaló que el esfuerzo del Gobierno estará dispuesto en "cuidar a cada una de las familias para que los precios de la canasta básica, los productos que se consumen internamente no se levanten, queden en una situación de no aumento y en algunos casos de baja".
La CGT será recibida en la Casa Rosada
La reunión entre representantes de las tres CGT y el presidente Macri tendrá que esperar a enero, sin embargo, los gremialistas se reunirán hoy con varios ministros en la Casa Rosada con el fin de analizar posibles compensaciones para los trabajadores ante la devaluación.
El Gobierno reacciona así ante el pedido de audiencia del gremialismo al Presidente e incluirá el pedido a Antonio Caló, jefe de la CGT Balcarce, y muy cercano al sciolismo, que se sume a la reunión de hoy. El metalúrgico es uno de los pocos que todavía no adhirió a las negociaciones que mantienen sus colegas para acelerar la reunificación cegetista.
Se descuenta que por el lado sindical irán los titulares de las tres CGT, Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Caló, con una agenda que incluye la inminente convocatoria al acuerdo de precios y salarios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 11 meses

DEBERIAN CONTROLAR A LAS AUTOMOTRICES Y SUS CONCESIONARIAS QUE AUMENTARON EL PRECIO DE LOS VEHICULOS A SUMAS ABISMALES SIN FUNDAMENTOS.


Se está leyendo ahora