Sin curiosos ni cámaras cerca, y casi en secreto hasta últimas horas de la noche, el presidente Mauricio Macri se dio ayer un gusto grande: compartir una cena, con brindis incluido, en su quinta Los Abrojos y con los Rolling Stones como invitados exclusivos.

"Es una cena privada", fue el latiguillo repetido durante el fin de semana por voceros del Gobierno, a fin de bajarle el tono a un encuentro confirmado desde la Casa Rosada al diario La Nación en la tarde del jueves. La frase se repitió mientras se acercaba el encuentro presidencial con Mick Jagger y sus compañeros de la mítica banda de rock británica, que en su cuarta visita al país conocieron al segundo presidente.

El primero, claro, fue el ex presidente Carlos Menem, que en 1995 abrió la quinta presidencial de Olivos para saludarlos y se fotografió sonriente con ellos mientras vestía un llamativo traje color crema.

Tal vez para evitar esa inevitable comparación, o críticas agregadas por el eventual "uso político" que pudiera hacerse del encuentro con las megaestrellas del rock mundial, Macri prefirió el bajo perfil y dio órdenes precisas: nada de cámaras a varias cuadras a la redonda de su quinta, y ningún curioso ni fan en las adyacencias. "No entra nadie", fue la orden que recibieron los encargados del ceremonial que conversaron con La Nación.

De a uno, comenzaron a llegar los miembros de la banda. El primero fue el bajista Ron Wood, luego el guitarrista Keith Richards, y más tarde Jagger y el baterista Charlie Watts. Con Macri estaban su esposa, Juliana Awada; su hija, Antonia y su vocero, Iván Pavlovsky.

Macri no fue el único que cumplió el sueño de conocer a la banda que durante años rivalizó con los Beatles. Otro macrista que sucumbió a la "fiebre Stone" fue el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien el viernes se "encontró" con Jagger en el cementerio de la Recoleta, donde el cantante pasó un largo rato. "Pasé a saludar a @MickJagger y me contó que está fascinado con el calor de la Ciudad y de los fans", escribió en Twitter el jefe de gobierno porteño junto a una foto donde se lo ve fascinado con su interlocutor.

El asado transcurrió, según asistentes al encuentro, de manera cordial y relajada. Cuando todo terminó, Macri y los Stones se juntaron para la foto oficial, la única que fue distribuida a los medios.

Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...