El presidente de la Nación, Mauricio Macri, retomará mañana su actividad normal luego de que los chequeos ambulatorios le salieran bien. Como medida preventiva, el jefe de Estado había suspendido ayer una actividad que tenía prevista en el partido bonaerense de San Miguel para cumplir con el reposo indicado por los médicos tras su internación por una arritmia cardíaca el viernes.
"Desde el lunes puede llevar una vida absolutamente normal. Los médicos le ordenaron que hiciera reposo o vida social tranquila el fin de semana. El lunes vuelve a la agenda normal de trabajo", informó el vocero presidencial, Iván Pavlovsky.
En diálogo con Radio Mitre, el portavoz resaltó que el jefe de Estado "está bien".
El Presidente había sido trasladado a la clínica Olivos a las 19.20 del pasado viernes, luego de que persistiera una leve arritmia cardíaca detectada en horas de la tarde.
Tras cuatro horas de observación médica, el mandatario fue dado de alta y trasladado a la Residencia Presidencial, en donde permanecerá el fin de semana sin actividad oficial.
El director de la Unidad Médica Presidencial, Simón Salzberg, confirmó ayer que el presidente Macri "está muy bien" aunque aclaró que "se le van a practicar controles por una cuestión de prevención" y tomará medicación para controlar el malestar.
"Es la primera vez que le ocurre esto. Le vamos a hacer un control semanal durante los primeros 20 o 30 días. De pronto la semana que viene lo vamos a volver a revisar. Se le van a practicar controles por una cuestión de prevención", sostuvo el profesional.
A la vez, indicó que el jefe de Estado deberá tomar "una medicación antiarrítmica": "Es una cosa más de prevención. Tiene un corazón sano", añadió.
En declaraciones a la prensa destacó que el mandatario "está muy bien" tras su internación en la clínica Olivos y subrayó que en la mañana de este sábado se le practicó un electrocardiograma: "Ya no tiene más arritmia", aseveró.
La salud y el poder
Aparte de Macri, todos los últimos presidentes tuvieron afecciones de salud. Carlos Menem sufrió una obstrucción de la arteria carótida, cuya función es irrigar sangre del corazón al cerebro en 1993. Fernando De la Rúa debió ser intervenido por una afección en la misma arteria que su antecesor el 8 de junio de 2001. Néstor Kirchner también se vio obligado a pasar por el quirófano en abril de 2004 por una gastro-duodenitis hemorrágica. A Cristina Kirchner se le extirpó con éxito la glándula tiroidea para quitarle un carcinoma papilar a fines de 2012.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


jorge rafael torres
jorge rafael torres · Hace 5 meses

"Desde el lunes puede llevar una vida normal",... seguir cagando al pueblo, en especial clase media, baja....

Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 5 meses

Macri está bien dice el título ¿bien de qué, pues en su cabeza tiene un cerebruto


Se está leyendo ahora