El equipo económico del presidente electo trabaja a contrarreloj para reforzar las reservas del Banco Central y traer al menos US$ 10.000 millones.
Entre los beneficios que se barajan están la liberación de multas intereses y punitorios. Mauricio Macri prepara el blanqueo de capitales que, según anticipan, sería el más amplio desde 1983 y tienen la intención de captar al menos US$ 10.000 millones para reforzar las reservas del Banco Central.
Si bien los detalles técnicos se terminarán de resolver este fin de semana, la idea es que los argentinos, residentes, empresas pequeñas, medianas y grandes y todos los interesados reingresen las divisas retiradas del sistema (en blanco y en negro).
Para esto, la idea es que los que depositen dólares dentro del sistema local paguen un 5% del total blanqueado; mientras que los que lo hagan en el exterior pero declarándolo como existencias propias, paguen un 8% del capital.
A estos últimos además se los liberará de cualquier compromiso futuro de tener que girar el dinero al sistema financiero local.
Política de la AFIP
De esta manera, estarían protegidos de las medidas internas que se tomen para el régimen de bancos argentino.
A cambio la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) liberará de multas, intereses y punitorios a todos los residentes y no residentes y sólo exigirá que se realicen correcciones a las declaraciones juradas del impuesto a las ganancias y bienes personales.
Por el contrario, la idea es que desde 2017 ese dinero comience a pagar impuestos de manera normal y sin la revisión hacia atrás a la que está obligado hasta hoy el organismo recaudador.
Se analiza además que los que blanqueen divisas y las reincorporen al sistema productivo (inversiones directas) tengan un beneficio extra; pero que siempre estén obligados a depositar una parte de lo exteriorizado.
Sería una versión corregida, mejorada y extendida del actual blanqueo.
La intención es que no se hagan mayores preguntas y que a cambio de un porcentaje determinado (5 u 8%), ese dinero reingrese en dólares y "se le prometa absoluta protección contra corralitos, cepos o similares", según la definición de un integrante del equipo de Cambiemos.
Esta es la primera idea que el próximo Gabinete económico trabajará para atender lo que se considera el problema más urgente que debe enfrentar el gobierno de Macri: la escasez de dólares en el Banco Central.
"La visión más optimista es la de Alfonso (Prat Gay) que asegura que el número es de US$ 7.000 millones. Creemos que aún es menos", afirmó la fuente.
Obviamente, el blanqueo y la determinación del monto exacto (o aproximado) no será el único capítulo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora