Durante la conferencia de prensa que el presidente Mauricio Macri brindó durante su última jornada en Davos, hubo un guiño especial para Sergio Massa, el líder opositor que acompaña a la comitiva en el Foro Económico Mundial. El Presidente lo posicionó como el próximo líder del Partido Justicialista.
Consultado por un medio español sobre cómo hará para evitar la división interna planteada en la Argentina tras 12 años de kirchnerismo, Macri respondió que una de sus prioridades es fomentar las buenas relaciones internas y que una muestra de ello es la presencia del dirigente del Frente Renovador en el encuentro de Suiza.
"Me acompaña uno de los líderes más importantes de la oposición, Sergio Massa", explicó el Presidente, y agregó que cuenta con "serias posibilidades" de ser quien "conduzca el partido peronista en los próximos meses".
Massa destacó durante los últimos días la actitud del nuevo gobierno de incluirlo en la visita a Davos, aunque remarcó su rol de opositor e incluso advirtió que Cambiemos gobernará "cuatro años" porque "el peronismo va a construir una alternativa" de cara a la próxima disputa electoral.
"Massa se está posicionado muy bien para 2019", opinó también, en ese mismo sentido, el economista del Frente Renovador Marco Lavagna. En diálogo con La Once Diez, el diputado destacó sin embargo la presencia de Massa en Suiza.
"La importancia que tiene la Argentina ahora es cómo se va a presentar frente al mundo. Que Massa lo haya acompañado [a Macri] es un dato políticosignificativo", remarcó.
Las declaraciones del diputado del Frente Renovador, realizadas en un breve diálogo con radio Del Plata, están en línea con el encuentro que encabezó recientemente en Pinamar junto al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el extitular del Anses, Diego Bossio, para reorganizar el peronismo luego de la derrota electoral del Frente para la Victoria.
La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tema clave
tema clave · Hace 10 meses

jajajaja massa ya fue. salto la ficha de traidor

Julian Centella
Julian Centella · Hace 10 meses

¿¿¿Cual es el camino que nos queda a los argentinos ante tanta desazon que nos plantea en 200 años LA POLITICA??? MACRI PONE EN JUEGO EL FUTURO DEL PJ o QUE PASARA CON SU LIDERAZGO QUE NACIO POR CONTRASTE o UNICO CAMINO: MASSA O ALGUN MESIANICO ATILDADO DE PERONISMO... El kirchnerismo terminó, víctima de su propia construcción imperfecta. No se trató de un error, aquí o allá, sino de una falla en la concepción general, que tampoco fue producto de un desvío de un momento, sino de un modo profundo – profundamente elitista– de entender la política. Finalmente, Néstor y Cristina no se ocuparon de la formación de cuadros; de la promoción cuidadosa de sus miembros; de la distribución del poder; de la construcción ladrillo a ladrillo y desde abajo: lo que distribuyeron fue dinero y órdenes desde arriba, apoyados en su capacidad y disposición para disparar al contrario. Muchos dicen que el camino escogido fue el único. Dicen que no había alternativas. LA ALTERNATIVA MACRISTA ES OTRA COSA Para los que estuvimos en la vereda de enfrente de menemistas y kirchneristas, la síntesis que se promete entre ambas corrientes no representa el mejor de los mundos posibles, porque otros son sus méritos y otros también sus defectos. Lo que se vislumbra es una histórica síntesis, entre el menemismo que no volverá a ser, y lo que el kirchnerismo dijo que era. Un gerenciamiento, para bien o mal, con vocación de servicio; una administración técnica, pero con responsabilidad social. De lo que queda por fuera tampoco hay mucho. EL SCIOLISMO puede despedirse de la política grande, si es que alguna vez estuvo en ella; mientras que EL MASSISMO no merece mayores augurios, aunque se esfuerce por pronunciarlos. Podrán seguir en carrera, de esta última fuerza, el dirigente aquel, o la dirigente aquella, pero otra cosa es la ilusión de pensar que lo que queda intacta es la fuerza, luego de esta contienda. MAURICIO MACRI asumió la presidencia con la pretensión de mostrar un contraste respecto del liderazgo de Cristina Kirchner y metas de gobierno muy ambiciosas si se las compara con el momento político, económico y social imperante. Macri sabe que un sector de la sociedad lo votó más por hartazgo a un estilo político que por elección personal y bajo esa premisa reforzó un perfil de líder componedor, que ya había exhibido con matices durante sus dos mandatos como alcalde. Más allá de eso y del aire viciado que dejó la partida del kirchnerismo, cuenta con la luna de miel que recubre a todos los gobiernos en sus primeros meses de mandato. La llegada de Cambiemos al gobierno pone al peronismo frente a una disyuntiva vital. Sería muy difícil encontrar en la tradición peronista, que ya aquilata setenta años, algún elemento contradictorio con los objetivos de "pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y trabajo genuino" Para el peronismo, el desafío lo plantea un gobierno como el de Macri, en el que no tiene injerencia y que se propone lograr eficiencia del Estado, productividad de la economía, una escuela pública igualitaria y de calidad, relación armónica con todas las naciones y una convivencia propia de las sociedades desarrolladas. Si el macrismo tiene éxito, para el PJ será un dilema: en todo eso fracasaron los gobiernos peronistas que se sucedieron desde 1989 hasta ayer. Para verificarlo basta con consultar los documentos oficiales. Para el peronismo, el desafío lo plantea un gobierno como el de Macri, en el que no tiene injerencia y que se propone lograr eficiencia del Estado, productividad de la economía, una escuela pública igualitaria y de calidad, relación armónica con todas las naciones y una convivencia propia de las sociedades desarrolladas. El peronismo sobrevivió hasta ahora con coaliciones. En los años ''90 se alió con el mesianismo privatista de Álvaro Alsogaray (DONDE TENIA UN GRAN ACTIVISTA Y ERA PARTE DE LA MESA CHICA: SERGIO MASSA) y entabló "relaciones carnales", algo adolescentes, con los Estados Unidos. En la última década, luego del experimento capitalista, el peronismo optó por asociarse con un mesianismo de izquierda que devolvió al país a la era de la guerra fría, encandilado por el carisma de Hugo Chávez y su torpe reencarnación, Nicolás Maduro. A los argentinos les gusta vivir como en Estados Unidos pero desconfían de la superpotencia. Al mismo tiempo, nadie quiere terminar como Venezuela, nadando en petróleo y sin los productos mínimos para consumo. NINGUN FEUDO TIENE DUEÑO - ES LO QUE TENEMOS.El peronismo debe decidir si seguirá por el camino tortuoso que le propone el kirchnerismo o si buscará otras alternativas.

Norberto Maidana
Norberto Maidana · Hace 10 meses

esta bien que los tontos votaron a Macri pero nosotros los peronistas no somos tontos.

Juan Romero
Juan Romero · Hace 10 meses

AAAh también decreta quien sera su opositor??' es un chiste

Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 10 meses

jajaja................jajajaja..................jajaja, seguramente es una broma..........jajaja.

korolev Serguei
korolev Serguei · Hace 10 meses

no creo que sea una broma lo dijo convencido por su poco conocimiento del tema, da lastima....


Se está leyendo ahora