El presidente Mauricio Macri celebrará hoy su primer aniversario de la Revolución de Mayo como jefe de Estado. La agenda oficial dispuso su participación en el tradicional tedeum, rezado por el cardenal Mario Poli en la Catedral Metropolitana. El primer mandatario, más tarde, se trasladará hasta la Quinta de Olivos para encabezar un locro patrio que ofrecerá a funcionarios y referentes sociales.
El mandatario tiene previsto asistir a las 11 al oficio religioso en compañía de la primera dama, Juliana Awada, para escuchar la homilía que estará a cargo del arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Poli.
Está previsto que a la tradicional ceremonia también asistan el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti; la vicepresidenta, Gabriela Michetti; el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, miembros del Gabinete nacional, autoridades civiles y militares, así como representantes del cuerpo diplomático extranjero acreditados en la Argentina.
Finalizado el oficio religioso, que se realizará sin acceso a la prensa, el jefe de Estado se dirigirá a la residencia presidencial para encabezar un locro con funcionarios nacionales y referentes sociales. El contexto de austeridad, elegido por Macri, se verá modificado por los acordes de la banda de música del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea que rendirán honores al paso del presidente desde la explanada de la Casa Rosada hasta la Catedral, en comparación con los festivales que se realizaron para las distintas fechas patrias durante las gestiones del FpV.

Desde el Vaticano

Por su parte, el papa Francisco recientemente envió con motivo de la celebración de otro aniversario del 25 de mayo una carta al presidente Macri. "En el día en que esta amada Nación celebra su fiesta patria, me complace manifestar a vuestra excelencia mi cordial felicitación, que acompaño con mi oración al Señor conceda a todos los argentinos copiosos dones de su misericordia" afirmó el Papa en su breve misiva al Gobierno, enviada el viernes, pero publicada ayer.
El año pasado, en medio de la campaña política, el tedeum estuvo dividido en dos iglesias para recordar al 25 de Mayo.
La entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, concurrió a la iglesia de Luján y, Macri, como jefe de la ciudad, fue a la Catedral porteña.
En 2013, cuando fue elegido el papa Francisco, Cristina también había elegido asistir a Luján. La opción obedeció en el interior bonaerense por razones afectivas. Como se sabe, la expresidenta es devota de la Virgen de Luján.
Hoy existen expectativas por las palabras que el cardenal Poli pronunciará en medio del tedeum.
La Iglesia celebró en los últimos días la Semana Social, fijando posiciones acorde a la doctrina social con relación al trabajo productivo y estable.
Siguiendo un protagonismo de opinión y consulta, la comisión de la Pastoral Social celebró encuentros con los principales gremialistas de las CGT. Los dirigentes son los mismos que apoyaron al Congreso de la Nación, para aprobar la ley antidespidos, inmediatamente vetada por el presidente Macri.
En forma lateral, por su parte, el Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica Argentina, analizó la enorme masa de trabajadores en situación precaria.
El discurso del cardenal Mario Poli, que rezó el tedeum el año pasado frente a Macri, tuvo resonancia política.
En el contexto de la puja electoral, el purpurado porteño pidió a los candidatos a la presidencia que "se pongan la patria al hombro", y procuren ejercer el arte de la política "con integridad moral y olvidando el propio interés, y luchando con prudencia contra la injusticia y la opresión".

El apoyo a Vidal

En la Casa Rosada hay optimistas que están tranquilos en esta fecha patria.
Según fuentes confiables, se afirma que el Gobierno viene demostrando que ayuda a la gente con acciones sociales.
Dicen que el presidente Macri apoya a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, al anunciar el aumento del 72% de presupuesto para asignaciones familiares.

"Mostrar que las obras se hacen"

Macri supervisó los trabajos en Morón para evitar inundaciones. El presidente Mauricio Macri supervisó ayer los trabajos para evitar inundaciones en la cuenca Boquerón, en la localidad bonaerense de Morón, y aseguró que el Gobierno demostrará que "las obras se pueden hacer".
El jefe de Estado supervisó el avance de la obra hídrica, que una vez finalizada -afirmó- "beneficiará a más de 15 mil vecinos de Morón", acompañado por la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el secretario de Obras Públicas, Daniel Chain, y otros funcionarios.
El mandatario recordó que esta obra "fue prometida desde 1985", cuando fallecieron dos nenas durante las inundaciones.
"Esperamos en 30 días conectar la primera etapa de la construcción y, un par de meses después terminar la obra pública y que todos los vecinos y vecinas de Morón vuelvan a creer en la palabra", sostuvo Macri.

prueba.jpg

Mirta y Macri, en Casa Rosada

"Fue un encuentro fantástico, buenísimo. Fue todo muy agradable", sostuvo la actriz y conductora Mirta Legrand cuando salió de la Casa Rosada, donde fue invitada a almorzar con el presidente Mauricio Macri. Hablaron de política.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora