El Gobierno tiene en estudio impulsar un nuevo cuadro tarifario para los servicios públicos, que comprenda la segmentación por consumo y regiones y que no incluya topes en la facturación, según lo analizaron hoy el presidente Mauricio Macri y el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en una extensa reunión en la Casa Rosada.
Tras el fallo de la Corte Suprema que frenó los aumentos en las boletas de gas, el Ejecutivo salió a buscar una alternativa que supere la situación, aunque voceros oficiales señalaron que esta propuesta estará abierta a discusión con gremios, entidades empresarias y gobernadores y que podría ser debatida en la audiencia pública del 16 de septiembre próximo.
El proyecto en análisis establece diferentes valores según la región de que se trate, para que, por ejemplo, un usuario de la Patagonia que consume mas no tenga que hacer frente a costos desmedidos.
Tampoco se prevé la implementación de topes en la facturación, para que aquellos sectores de mayores recursos paguen más que los segmentos más desprotegidos de la población.
Esta iniciativa fue analizada durante dos horas en Casa Rosada, entre el mandatario y el titular de la cartera energética.
Del encuentro también participaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui; y el diputado del Parlasur y asesor presidencial en temas judiciales Fabián Rodríguez Simón.
Además, sorprendió la reaparición del consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba, quien había perdido terreno en el círculo íntimo del Presidente.
Durante la jornada circularon versiones de renuncia del ministro de Energía, pero allegados a Aranguren ratificaron la permanencia en el cargo del ex-CEO de la petrolera Shell.
Fuentes oficiales señalaron que el nuevo esquema 'todavía está en diseño', ya que resaltaron que 'se van a escuchar a todos los sectores'.
El objetivo de esa apertura al diálogo es 'contemplar todas las situaciones posibles', para así evitar nuevos contratiempos y críticas de sectores productivos, sociales y políticos, como ocurrió en los últimos meses y que fueron los que iniciaron la judicialización del aumento tarifario.
En ese sentido, la idea del Gobierno es generar una propuesta 'progresista y progresiva', que 'supere' a las subas hechas anteriormente.
Para ello, se baraja la posibilidad de que los aumentos estén segmentados por región, así como también que se establezcan criterios de geolocalización.
A tres semanas de las audiencias públicas reclamadas por el máximo tribunal para el aumento en el gas, el Gobierno empezó así a dibujar números y ver mapas para presentar un cuadro tarifario que satisfaga a la mayor cantidad de actores posibles y aporte en el objetivo de reducir el déficit generado en el sistema energético.
Con ese fin, Macri reunió a los dirigentes que lo ayudarán a generar consenso y reducir la posibilidad de nuevos dolores de cabeza: Frigerio se encargará del diálogo con gobernadores e intendentes; Aranguren estará al frente de los números técnicos; Rodríguez Simón buscará evitar resquicios legales que puedan continuar complicando los aumentos; y Durán Barba verá la manera de comunicar de manera eficaz para que el mensaje llegue de la manera más clara y contundente posible.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Perez
Juan Perez · Hace 3 meses

va a ser lo mismo de siempre, anuncian que escuchan a todos los sectores, pero ellos hacen siempre lo que quieren, y despues se ponen en panel de victimas y que le ponen palos en la rueda, si hicieran bien las cosas la justicia no tendría que parar las boludec... que hacen, posta que van a volver sobre el aumento del 400% y la justicia los va a parar de nuevo, no entienden que esto no es una empresa y que ellos no son los dueños para hacer lo que quieran


Se está leyendo ahora