A pesar de la transición presidencial, muchos funcionarios kirchneristas que aún tienen mandato constitucional manifestaron que no se irán y seguirán en sus cargos.
La administración de Mauricio Macri no los quiere en el cargo y es por eso que decidió usar los mecanismos de remoción que le permitirá como nuevo jefe de Estado, nombrar a sus reemplazantes.
El caso del titular del Banco Central de la República Argentina, Alejandro Vanoli tiene mandato de 6 años.
Vanoli solo podrá ser removido si el nuevo jefe de Estado le imputa "mala conducta o incumplimiento de los deberes de funcionario público" o algún "incumplimiento" de las disposiciones contenidas en la ley.
Bauer
"Mi mandato es hasta diciembre de 2017 y pienso cumplirlo". Así de clara es la frase de resistencia de Tristán Bauer, presidente de Radio y Televisión Argentina, otro de los funcionarios kirchneristas que se niega a dejar su cargo después del 10 de diciembre, cuando asuma el nuevo gobierno.
El artículo 131 de ley de medios de Comunicación Audiovisual establece que la dirección y administración estará a cargo de un directorio integrado por siete miembros.
Macri quiere que sea Hernán Lombardi quien esté al frente de la "megacartera" de medios públicos: la TV Pública, radio Nacional, Paka-Paka, Encuentro y DeporTV, la agencia de noticias Télam, el parque Tecnópolis y el ex Correo Central. Para lograr su objetivo, Macri tiene dos alternativas: que Bauer dé un paso al costado, algo que por sus declaraciones parece improbable, o bien avanzar en un proceso de remoción para el cual el nuevo gobierno deberá contar con los argumentos que justifiquen dicha destitución.
De acuerdo con el artículo 9§ del decreto que establece la reglamentación del funcionamiento de RTA, se establece que "serán causales de remoción, previa sustanciación que garantice el derecho de defensa del acusado".
Otro de los organismos con autoridad cuestionada es la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), a cargo de Martín Sabbatella.
Para ese cargo, Macri designó ya a un hombre clave y de confianza, miembro de la mesa chica del PRO: Miguel de Godoy.
La remoción de Sabbatella deberá ser aprobada por los dos tercios del total de los integrantes del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual (39 miembros).
En el caso de la titular de la Procuración General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, Macri ratificó que no la quiere y debería renunciar por ser una "funcionaria militante".
Solo puede ser removida por un juicio político, según manda la Constitución Nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...