El Gobierno buscará cerrar filas, pero, sobre todo, los propósitos del 'retiro espiritual' que realizarán Mauricio Macri y los ministros desde el jueves en la residencia oficial de Chapadmalal serán ratificar los ejes centrales de la gestión y hablar de los objetivos para 2017.
También será la oportunidad para plantear diferencias en la toma de decisiones, principalmente las políticas, después de una semana complicada en el Congreso. Según trascendió, un grupo de dirigentes le propondrá al jefe del Estado la posibilidad de explorar un acuerdo más amplio con otras fuerzas, en particular con lo que definen como 'el peronismo racional'.
Las cuentas que hace el grupo en el que se destacan la vicepresidenta Gabriela Michetti ; el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay; del Interior, Rogelio Frigerio ; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el radical Ernesto Sanz, entre otros, son sencillas: la oposición será más dura en un año electoral, calculan estos dirigentes.
Uno de los ejemplos que presentarán en Chapadmalal será lo que ocurrió en los últimos días con el proyecto de reforma política, que el peronismo terminó por sepultar en el Senado. Por eso creen que no hay que perder más tiempo y le insistirán a Macri para avanzar en un acuerdo sobre algunos temas que consideran necesarios.
Enfrente tendrán a la mano derecha del Presidente, Marcos Peña, y su asesor estrella, el ecuatoriano Jaime Durán Barba, quienes se niegan a tender ese puente con el Partido Justicialista. El principal argumento para evitar un acuerdo son las encuestas. Según los números que manejan en el Gobierno, el respaldo que tiene el Presidente es alto y 'la expectativa de que el futuro será mejor' está entre el 60 y 65 por ciento. Aunque aún está definida la estructura que tendrá la reunión -en eso trabajan contra reloj Peña y su equipo- no todos los presentes hablarían. 'Se va a repasar todo, intensamente... Pero también se va a definir que habrá que acelerar. Ya sabemos dónde están los botones, ahora hay que acelerar', dijeron fuentes cercanas al Presidente. Cada ministro tendrá que explicar lo que hizo hasta ahora y deberá mostrar la hoja de ruta para el próximo período.
Las claves
En el Gobierno están convencidos de que es 'el activo más importante' que tienen. 'No tenemos que complicarnos con las discusiones en las que nos quieren meter; no tenemos que perder el rumbo. ¿Mantenemos la confianza que la gente depositó en nosotros? Sí, entonces vamos bien', describió uno de los hombres de mayor confianza de Macri.
Esta vez el lugar elegido para el 'retiro' es el emblemático chalet presidencial de Chapadmalal, que comenzó a construir en 1947 el ex presidente Juan Domingo Perón. El complejo que ocuparán el Presidente y los ministros, que está ubicado en el predio de la Unidad Turística Chapadmalal, tiene una playa y muelle privado, pileta, cancha de tenis, y un mirador exclusivo.
La lista de invitados también habla de la importancia que tendrá la reunión: además de Peña y los ministros estarán Michetti, el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y los secretarios de Coordinación Interministerial, Mario Quintana; de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, y de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo. El único que no es funcionario será Durán Barba.
El primer 'retiro espiritual' desde que se hicieron cargo del Poder Ejecutivo será también una buena oportunidad para limar asperezas. Después de algunos pases de facturas internos, está será la primera vez que todo el gabinete está junto por 48 horas. 'No hay peleas personales, sino que son diferencias a la hora de tomar decisiones', remarcaron fuentes oficiales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora