La política está hecha también de gestos. A esta altura, Mauricio Macri lo sabe bien: bailó cumbia en el balcón de la Casa Rosada, eligió a un dirigente opositor para que lo acompañe en busca de inversiones internacionales y, ahora, optó por no utilizar ninguno de los aviones de la flota presidencial para viajar al Foro Económico de Davos.
Según confirmaron fuentes que participan de la organización del viaje, el Presidente partirá el martes rumbo a Suiza junto al líder del frente Unidos por una Nueva Alternativa (UNA) en un vuelo de línea con escala en París. La compañía elegida para el traslado no es la empresa estatal Aerolíneas Argentinas, sino la firma gala Air France. Por estas horas, la Cancillería argentina todavía trabajaba para encontrar un hotel donde alojarlos.
El 5 de enero, el Gobierno nacional dio a conocer la invitación para que Massa se sumase a la comitiva que buscará atraer inversiones al país. Al encuentro, que este año se realizará entre el 20 y el 23 de enero, suelen asistir algunos de los presidentes y empresarios más importantes del mundo.
Massa y Macri viajarán a Suiza en un vuelo de Air France con escala en París. En un principio, Macri tenía intención de viajar con su rival kirchnerista o, incluso con él y Massa en la misma comitiva. Sería una indubitable señal de estabilidad para inversores y otros países. Pero cambió de opinión sobre la marcha: el estado en que María Eugenia Vidal recibió el gobierno bonaerense, las dificultades para sancionar el presupuesto de la provincia y las tensiones que generaron la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci terminaron por enterrar esa posibilidad.
En hospitales públicos
En medio de su recuperación por la fisura de costilla, el presidente Mauricio Macri decidió ayer ser atendido en adelante en un hospital público, a la vez que el Gobierno analiza una reestructuración de la Unidad Médica Presidencial. En los 14 días que lleva 2016, el mandatario ya visitó cuatro veces instituciones médicas: primero se realizó chequeos de rutina en la clínica Favaloro y luego, por la fisura de costilla, debió concurrió en dos ocasiones a la clínica Bessone y ayer al hospital Fernández.
Joven emprendedora viaja a Suiza
Carolina Hadad es una de las 50 jóvenes del mundo que irá a Davos. La ciudad suiza de Davos será la sede entre el 20 y el 23 de enero del Foro Económico Mundial, en el que políticos, empresarios, académicos y figuras sociales debatirán sobre la "cuarta revolución industrial": el momento que vive el mundo, en el que el alcance de las innovaciones y productos es inmediato pero todavía desigual, con problemas ambientales y educativos.
Todos los años, los organizadores convocan a 50 jóvenes de menos de 30 años de todo el mundo. La elección se realiza sobre los Global Shapers, una comunidad interdisciplinaria de jóvenes que en su capítulo de Buenos Aires nuclea emprendedores, artistas, arquitectos, deportistas, psicólogos y docentes.
La elección de este año recayó sobre Carolina Hadad, una programadora de 27 años que podrá codearse en el Foro de Davos con, entre otros, Bill Gates (fundador de Microsoft), Eric Schmidt (presidente ejecutivo de Google), Marissa Mayer (CEO de Yahoo!) y figuras mundiales como Bono, Leonardo DiCaprio y Kevin Spacey. Serán en total 2.500 los invitados entre líderes mundiales, empresarios, políticos, académicos y artistas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


zona mc entrega
zona mc entrega · Hace 10 meses

asi se gobierna un pais de tercer mundo ....con el tiempo aprenderemos que el agua no se mastica... nos tenian que tirar un baldazo de agua fria ,para que nos ubiquemos en el mundo y en sudamerica ...quiza con mucho esfuerzo y lecciones de humildad podamos ser los argentinos que soñaron nuestros antepasados , humildes ,solidarios, trabajadores ,honestos y sobre todo patriotas .....bueno con mucho tiempo.- El presidente Macri nos esta enseñando, aprendamos la leccion ....es gratis

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 10 meses

En la Argentina loca de los últimos años, habíamos perdido de vista que lo anormal (para un país postrado, deudor y corrupto) era llegar a todas partes en un avión enorme, y alojarse en hoteles de tarifas escalofriantes. Me alegra, que el presidente Macri viaje en un vuelo común, se aloje en un hotel que todavía le están buscando y lleve invitado a un reciente contrincante electoral. Y, por añadidura, recurra a la medicina pública, dándonos el mensaje de que nuestro país no es un emirato árabe sino un proyecto de República y él, un administrador designado.


Se está leyendo ahora