El gobierno de Mauricio Macri cumple hoy su primer año de gestión, marcado por una fuerte caída de la economía y que debió buscar el equilibrio ante el Congreso de la Nación peronista y frente a gobernadores de diferente color político, lo que consiguió a veces, además de realizar un giro total en su política exterior.
El Presidente logró una tarea que hasta días antes de su asunción muchos consideraban imposible: levantó el cepo cambiario en una semana, retomó las negociaciones con los holdouts y le puso fin al default en tiempo récord.
Pero sobre el final del año, se topó con una cerrada oposición peronista que, con el apoyó de bloques antimacristas, logró archivar el proyecto de reforma política y rechazó, para aprobar uno propio, el texto oficial sobre modificación del impuesto a las ganancias.
La herencia kirchnerista fue el argumento por demás utilizado para desligarse de decisiones polémicas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que los baños sean mixtos en las oficinas públicas y comercios?

Importante ahora

cargando...