Una multitud de fieles participa desde ayer de la 42ª Peregrinación Juvenil a Luján, que siguen la imagen cabecera de la Virgen con el lema "Madre, danos tu mirada para vivir como hermanos". Miles de jóvenes y adultos partieron ayer desde las puertas de la parroquia San Cayetano de Liniers y se lanzaron a recorrer a pie los 58 kilómetros por la avenida Rivadavia para llegar al Santuario de la Virgen de Luján, algunos desde muy temprano.
Un río de fieles llegados de distintas localidades bonaerenses, pero también de muchas provincias, coinciden en sus coloridos atuendos con remeras, pañuelos que identifican su pertenencia, bastones, cómodas zapatillas, que se observan a lo largo de la avenida. Los une la fe y la confianza en la intercesión de la Virgen de Luján, la Patrona de la Argentina, a quien le han realizado promesas o simplemente concurren a pedir su ayuda.
En esta edición de la tradicional Peregrinación a pie, los organizadores propusieron a los peregrinos que lleven una vela para encenderla a las cero hora de esta noche "para iluminar el camino a la hermandad de los argentinos y también que recen una oración cada hora", por la Patria.
""Por ser la Peregrinación Juvenil a Luján, el acontecimiento más grande y renovador de fe de nuestro pueblo y con el único objetivo de darles confianza, ánimo y protección, a las miles de personas que caminan a la basílica, la Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular prepara todo el camino con 59 puestos sanitarios y 15 puestos de apoyo, a los que pueden acceder en forma totalmente gratuita las veces que lo necesiten", informaron los organizadores de la Iglesia Católica, con quienes colaboran unos 6 mil voluntarios.
En conferencia de prensa, monseñor Poli caracterizó a la Peregrinación como "un río de vida que tiene su característica juvenil y un renovado acento de encontrarnos como hermanos".
El purpurado porteño recordó que la Peregrinación Juvenil a Luján "nació hace 42 años como un proyecto humilde, que se fue acrecentando a lo largo de todo este tiempo" y aseveró que "hay una nueva movida muy importante" y detalló que los fieles encontrarán confesores, celebraciones de misa, apoyo sanitario y apoyo logístico, además del montaje de un operativo muy grande que hace que cada vez la peregrinación tenga, no solamente seguridad, sino también un contexto que ayude a los jóvenes y a los peregrinos a conectar esta gran manifestación de fe". La Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular señaló que "las manos de la Virgen de Luján tienen una actitud de oración. Esto demuestra que pide, que reza y que está pendiente de las necesidades de sus devotos. Ella es contemplativa y solidaria. Nos lleva de la mano por el camino de la vida". Durante la peregrinación se impulsó que cada hora los caminantes recen un Ave María, así las miles de personas que participan de "esta multitudinaria marcha a la casa de la Madre, invoquen una oración al unísono". Además se vuelve a ofrecer el Sacramento del Bautismo a todos los peregrinos que quieran recibirlo.
"La peregrinación a pie al Santuario de Nuestra Señora de Luján es en sí misma un lugar privilegiado de encuentro personal entre Jesús, María y el Pueblo de Dios que peregrina en la historia y en donde Jesús Peregrino camina junto a su pueblo y quiere regalarse", explicó la comisión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia