*

Madre vengadora: le pegó a la alumna que golpeó a su hija
La semana escolar terminó bajo tensión en el Colegio Secundario 5.040, de la ciudad de Orán. Una pelea entre alumnas siguió con la madre de una de ellas golpeando a la agresora de su hija, y finalizó en la comisaría 20, con denuncias cruzadas entre las mamás de las adolescentes y otra realizada por directivos del establecimiento.
Según testigos que pidieron reserva de su nombre, el miércoles de esta semana dos alumnas atacaron a una compañera dándole golpes y tirando de sus cabellos. La joven, al final de la jornada escolar, regresó a su casa con golpes en la cara. Al verla, la madre le preguntó muy alterada, qué le había sucedido y ella le respondió relatándole la golpiza de la que fue víctima.
La reacción de la mujer fue sin vueltas ni demora.
El jueves, en el horario de ingreso del turno tarde, al que concurre su hija, fue al colegio y exigió entrar en el edificio para que le explicaran lo sucedido y qué medidas iban a tomar.
Un portero intentó detenerla y llamar a las autoridades escolares, pero la mujer en un segundo logró eludirlo y entró. Caminó por el pasillo hasta donde está el curso al que asisten las adolescentes y directamente fue hasta donde estaba una de las chicas acusadas y empezó a pegarle.
En el curso se armó un verdadero revuelo. Gritos, pedidos de ayuda y ruidos del movimiento de sillas y bancos se escuchaban en todo el colegio.
Estudiantes y luego profesores debieron intervenir para separar a la madre de la adolescente.
Un dato llamativo es que ayer, cuando el caso se conoció, nadie pudo explicar qué había originado la golpiza entre las estudiantes.
Según la vicedirectora
Cuando los ánimos se apaciguaron y la madre que había ido a vengar a su hija se fue del colegio, la vicedirectora Ivana Acosta fue a la comisaría 20 y radicó una denuncia.
La docente relató que ella estaba el jueves en la sala de preceptores cuando el sereno del establecimiento le dijo que había "una señora enojada" que entró en el edificio y se dirigía al primer año cuarta división. Al llegar al lugar, observó a la mujer que "le daba golpes de puño a la alumna". Ante esta situación, varios alumnos intentaron separarlas, pero como no podían debieron intervenir otros profesores.
La vicedirectora Acosta explicó en su denuncia que la reacción de la madre se debió a que la menor "había agredido físicamente a su hija", hecho en el que ya había intervenido personal directivo pidiendo medidas legales contra la acusada.
Dos presentaciones más
Además de la vicedirectora, a la comisaría 20 también fueron las dos madres de las dos adolescentes.
La señora que fue al colegio a tomar venganza por mano propia dijo ante los efectivos que la agresora de su hija tenía una trincheta en la mano, que su hija había llegado a la casa con hematomas y golpes en la cara y el cuerpo, situación que se agravaba porque la adolescente cursa el tercer mes de embarazo.
La mujer admitió ante los efectivos que se presentó en el colegio y que ingresó al aula en la que le "pegó una bofetada" a la chica acusada por su hija.
En ningún momento dijo qué motivó la golpiza entre las jovencitas.
Poco después fue a la comisaría 20 la mamá de la alumna acusada por la agresión. Denunció a la otra mujer por la bofetada "y por amenazas de muerte", que le habría gritado a la chica cuando le pegaba en el aula.
Ayer, desde la dependencia policial se indicó que no había ninguna persona detenida por esta sucesión de incidentes.
"Se trata de hechos que ocurrieron en el ámbito privado y no tuvo intervención la Policía. Sabemos que el establecimiento está tomando cartas en el asunto", dijo una fuente vinculada a la fuerza de seguridad.
El Colegio 5.040 está ubicado en el barrio 402 Viviendas de Orán, sobre la calle Pedro Ortiz de Zárate y Eges.

Hace 25 días un chico vendía porros

El Colegio Secundario 5.040 fue noticia hace poco más de tres semanas porque allí fue descubierto un alumno de 14 años que vendía cigarrillos de marihuana a sus compañeros.
El 19 de abril, varios docentes vieron un extraño movimiento de los chicos durante el recreo. El alumno señalado pasaba de mano en mano algo que era guardado con recelo por los otros. Al llamarlo a la Dirección, y ante su madre y la Policía, le descubrieron 22 porros en su mochila. Intervino el Juzgado de Menores.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...