*

"Madres contra el paco", amenazadas por los narcos
Un grupo de "madres del paco", que luchan por la erradicación definitiva de los vendedores de sustancias prohibidas en la castigada localidad norteña de General Mosconi, recibieron amenazas de muerte por parte de los miembros de una familia residente en el barrio San Roque de esa localidad, luego de que las luchadoras contra este flagelo, que afecta a niños, adolescentes y jóvenes de esa localidad, formalizaran una denuncia contra todos ellos.
Las mujeres -entre ellas Felisa Soraire, una mosconense que comenzó su lucha hace 6 años, madre de un joven en recuperación- en su denuncia no solo se refirieron al accionar de esta banda, conformada por miembros de una misma familia que reside en el barrio San Roque, donde a la vista de todos venden paco, pasta base, marihuana, ravioles de cocaína y todo tipo de sustancias prohibidas; también dieron el nombre de efectivos policiales, uno de ellos familiar directo de los dealers y cuya esposa y una hija estuvieron detenidas por comercializar droga.
Los efectivos mencionados prestarían servicios en la motorizada y, según interpretan las denunciantes, los procedimientos de la división Drogas Peligrosas de la misma Policía de la Provincia nunca arrojan resultados positivos, porque los dealers son advertidos del momento en que se realizarán los procedimientos por los propios policías inescrupulosos, que protegen el accionar de los narcos. Al no encontrar sustancias prohibidas y a pesar de que todo el pueblo de Mosconi sabe quiénes son los principales proveedores de estas sustancias, los mercaderes de la muerte recuperan su libertad en tiempo récord.
La denuncia se formalizó en la misma Comisaría 41 y tomó intervención la Fiscalía Penal número 3, a cargo interinamente de Pablo Alejandro Cabot; pero a las pocas horas de las denuncias sobrevinieron las amenazas de muerte contra las mujeres luchadoras de General Mosconi, quienes consignaron nombre, apellido y dirección de los dealers, como también de los efectivos sospechosos de encubrirlos, en especial uno de ellos, que es familiar directo de los delincuentes.
Frente a las denuncias de las "madres del paco", la indignación no tardó en llegar, no solo por las amenazas en su contra sino también porque "los dealers son detenidos pero a la semana están en su casa de barrio San Roque vendiéndoles drogas a los chicos, aprovechando la vulnerabilidad de los menores adictos", señala la denuncia de las madres del paco de Mosconi.
Instados por las propias autoridades policiales, quienes le piden a la población que formule denuncias anónimas para terminar con la venta de sustancias prohibidas y encarcelar a los responsables, las madres mosconenses -dando sus nombres- siguieron esa sugerencia; pero ahora deben soportar las amenazas de muerte de los malvivientes, que siguen haciendo de las suyas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...