Son solteras, tienen hijos y una energía ejemplar.
Este grupo de madres se reúne a diario en la casa de una de ellas, en el barrio Ramón Abdala, para procurar ganancias y cumplir con los plazos de edificación que les dio el municipio.
Meses atrás, algunos vecinos del barrio Abdala habían usurpado terrenos públicos, ya que no tenían un lugar para vivir. Todo terminó con la promesa de reubicación por parte de la comuna, mediante un plan de verificación de terrenos deshabitados. Hasta ahora se reubicaron 3 de las 10 familias más necesitadas, otorgándoles un plazo de 90 días para que empiecen a construir sus viviendas.
Es por ello, que estas mujeres realizan artesanías y las vendes para poder comprar materiales.
Cintia Raquel Paz, Rosa Cristina Borques y Marcia Ferreyra luchan por brindarles una mejor condición de vida a sus hijos. Se reúnen en casa de María, una peluquera conocida del barrio quien ayuda a los más necesitados y las aconseja ante las problemáticas que les toca enfrentar.
"Ellas me llamaron y me dijeron que las ayude para que puedan tener su casita. De ahí, surgió la idea de que hicieran manualidades con cartulina, goma eva, hojas de revista y de cartilla para vender y así conseguir el dinero para comprar materiales" contó María.
Y agregó: "Las chicas son del grupo de manualidades. Hay otro que hace pan casero y venden por las tardes. Ellos están esperando que les den el lote, pero mientras tanto van juntando plata para comprar los materiales", explicó.
Por su parte, las mamás indicaron que "les falta dinero para comprar materiales, pero están haciendo todo el esfuerzo posible para que su sueño sea una realidad".
Marcia es una madre joven. Siente que asistir a la casa de María no solo le sirve para conseguir dinero sino también como un medio de contención. "Luchar por un mismo objetivo nos hizo un grupo muy unido. Además de las manualidades, todas me están ayudando mucho con los problemas familiares que tengo, me escuchan y aconsejan", subrayó.
Destacable es el trabajo que realiza la peluquera. María siente que nació para servir. "Intento ayudar a la gente del barrio, desde un enfermo que me pide que lo acompañe al médico hasta problemas como el de las chicas que no tienen casa. A ellas les prometí ayudarlas en todo lo que pueda y siempre les enseño e incentivo para que trabajen y obtengan lo propio", sintetizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora