El maestro de un centro preescolar de un suburbio de París que había afirmado haber sido agredido ayer con un cúter en su clase por un hombre que dijo actuar en nombre del grupo Estado Islámico, reconoció que había inventado todo, indicó la fiscalía a la prensa.
Los investigadores interrogaban nuevamente al maestro, de 45 años de edad, para comprender qué lo llevó a inventar tal relato, un mes después de los atentados de París. Ayer por la mañana, había sido hospitalizado con heridas leves.
En el contexto que vive Francia tras los atentados del 13 de noviembre, el anuncio de la pretendida agresión reactivó la psicosis de un nuevo atentado yihadista, con gran despliegue policial y cobertura en directo por los medios de información.
Por la tarde, después de varias horas de interrogatorio por los investigadores, el maestro reconoció que lo había inventado todo.
El hombre había afirmado que fue agredido con un cúter cuando preparaba su clase, antes de la llegada de los alumnos, en el colegio preescolar de Aubervilliers, suburbio popular del nordeste de París.
Dijo que el agresor llevaba guantes, el rostro oculto y botas militares, que llegó sin armas y lo agredió con un cúter que estaba en la clase.
Afirmó asimismo que su agresor dijo: "Es Daech (acrónimo árabe del EI). Esto es una advertencia", y luego se dio a la fuga.
En su número de noviembre, la revista francófona de propaganda del EI, Dar-al-Islam, calificó a los profesores de la educación nacional francesa de "enemigos de Alá" que "enseñan el laicismo", acusándolos de estar "en guerra abierta contra la familia musulmana".
El grupo yihadista llamaba a "combatirlos" y "matarlos", al igual que los funcionarios franceses de los servicios sociales.
Aunque la Policía se mostraba ya prudente respecto a la hipótesis de que la agresión fuera obra del islamismo radical, la investigación fue encargada a la sección antiterrorista de la fiscalía y a la Policía antiterrorista. Desde mediados de noviembre y los últimos atentados, la seguridad fue reforzada en los establecimientos escolares franceses.
La ministra francesa de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, que se trasladó ayer a la escuela, denunció el acto como "muy grave".

Apreciado por todos
Aún se desconocen las motivaciones del maestro, que enseña desde hace 20 años en ese colegio y que es "conocido" y "apreciado" por todos los padres de alumnos, según el alcalde de la localidad.
El anuncio de la falsa agresión provocó grandes inquietudes en el cuerpo docente.
Desde el lunes por la mañana "recibimos muchos llamados de colegas, muy preocupados. Los colegas no creen que sea un atentado organizado, pero temen que ese mensaje de locura asesina provoque otras agresiones de personas desequilibradas", declaró Rachel Schneider, dirigente del principal sindicato de la enseñanza primaria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora