En los últimos ocho días se registraron tres casos de Síndrome Urémico Hemolítico, usualmente causado por una cepa específica de la bacteria Escherichia coli que llega al organismo a través de la ingesta de carne cocida o conservada en condiciones inadecuadas o de las manos infectadas. Afecta generalmente a los niños.
Rosana Salim, jefa de Nefrología del Hospital Público Materno Infantil, reveló: "Estamos ante un problema delicado porque en ocho días tenemos una incidencia de tres niños que ingresaron con el diagnóstico de SUH". Luego recordó que en Salta se registra un promedio de 10 a 15 casos por año.
Dos cosas llaman la atención de los médicos. Una es que sean tres casos en ocho días -dos de ellos en los últimos dos- y la otra es la agresividad de las toxinas.
Es una enfermedad diarreica, que afecta principalmente a los niños menores de 5 años.
La bacteria ingresa al organismo al comer carne de vaca mal cocida, especialmente la molida, consumir leche no pasteurizada y alimentos que hayan resultado contaminados. El agua contaminada y no clorada también puede ser vehículo de transmisión.
"Los chiquitos hasta los cinco años de vida tienen terminantemente prohibida la ingesta de carne molida porque la cocción n ollega a los 75º"
La enfermedad es la primera causa de insuficiencia renal aguda, puede causar la muerte o dejar secuelas para toda la vida como insuficiencia renal crónica, hipertensión arterial, diabetes y alteraciones neurológicas.
Los tres casos
Salim contó que la primera de las niñas, de 1,4 año, de Campo Quijano, ingresó con un importante trastorno del sistema nervioso central porque la toxina ataca todos los órganos y sistemas aparte del riñón. "En este caso, además de atacar los vasos del riñón, por eso está en diálisis, atacó los vasos del cerebro. Estaba en un estado que no había como pararla con las drogas. La pequeña está intubada, mientras se dializa y mientras se transfunde y, lógicamente, dormida. En este momento tiene más criticidad porque tiene importante compromiso respiratorio por la toxina. Está en estado reservado", detalló. El único antecedente de comidas es la ingesta de salame, que no tiene carne cocida. La paciente de dos años es una nena, oriunda de Villa Lavalle y no se sabe qué comió. Se encuentra en terapia intensiva, en diálisis y con todos los problemas hematológicos propios de la enfermedad. Los especialistas del hospital analizan minuto a minuto cómo evoluciona. Sigue con diarrea y está con pronóstico reserva.
El tercer caso es el de un bebé de 7 meses, de Pichanal, y es hasta ahora el caso de menor gravedad. Está en la sala de cuidados intermedios. "Por el momento no requiere diálisis pero la evolución de la toxina que todavía está dando vueltas nos puede llevar en cualquier momento a tener que ingresarlo a la terapia intensiva", explicó Salim, quien dijo desconocer cómo se infectó, aunque se puede pensar que la mamá o la cuidadora tocaron la tetina con sus manos infectadas.
Seis meses vive la bacteria con la carne congelada en el freezerEl pedido
"Con tres casos en ocho días y sobre todo 2 en tres días, con altas temperaturas y humedad, nosotros advertimos a la población que debe tomar todos los criterios y alarmas de prevención porque esto puede ser prevenible", subrayó la doctora Salim, quien insistió en la importancia de atender a las acciones preventivas, todas posibles y domésticas.
La doctora Salim recordó que la enfermedad puede atacar a los adultos y en estos casos es mortal y se cree que porque esta toxina tiene un receptor que está en los glóbulos rojos. Ellos son los que paran la toxina y están en mayor cantidad en los niños y a medida que se va avanzando con la edad se van perdiendo. Hay, no obstante, algunos adultos y algunos adolescentes que las mantienen. La franja más grande de poseer estos receptores para la toxina va de 6 meses a 5 años.
Principales recomendaciones
Las recomendaciones de los médicos para prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico apuntan, principalmente, a la higiene y la preparación de los alimentos.
  • Una de las sugerencias es asegurar la cocción homogénea de la carne, ya que la bacteria se destruye a los 70 grados.
  • Hay que prestar especial atención a que se alcance la temperatura adecuada en el interior de los preparados que tengan carne picada como empanadas, pasteles y tamales.
  • También se sugiere que los niños no ingieran hamburguesas. Se debe tener cuidado con la preparación de la carne picada, ya que generalmente se cocina bien solo la parte superficial y la bacteria puede permanecer en el centro.
  • Si se compra carne molida, hay que hacerla moler a la vista y llevarla lo antes posible a la heladera. Es mejor pedir solo la cantidad que va a usar en el día.
  • Otra recomendación es higienizarse bien las manos antes de empezar a cocinar.
  • Hay que lavarse las manos con agua y jabón luego de tocar carne cruda o después de ir al baño y enjuagar bien las frutas y verduras con agua segura.
  • No se deben utilizar los mismos cubiertos o tablas de picar que se usaron con la carne cruda para preparar otros alimentos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora