La Cooperativa de Productores Tabacaleros de Salta no procesará el tabaco en su planta sino que pasará a hacerlo en la de Massalin Particulares. Es evidente que el Gobierno provincial debe tomar las medidas para la recuperación del sector, ya que abandonar la planta lo colocará en una situación de grave dependencia frente a sus compradores y todo el esfuerzo realizado durante más de 40 años será tirado a la basura.
Esta decisión constituye una etapa más dentro del proceso involutivo que afecta al sector hace más de 8 años. La planta de procesamiento fue financiada con recursos del FET en forma de préstamos, que luego fueron condonados, y las sucesivas mejoras y ampliaciones financiadas con planes del FET no reintegrables. El origen de todos los males está en el hecho de utilizar los recursos del FET, que le corresponden a la provincia, con un fin populista o de clientelismo político, que no redunda ni en una mejor calidad, ni en mayor cantidad de tabaco producido; es decir se han desperdiciado. Básicamente me refiero al pago de sumas fijas por hectárea de buena parte del FET y otros de dudoso encuadre en los fines de la ley 19.800, como las redes domiciliarias de distribución de gas natural.
El Gobierno a través de la Administración del FET y la conducción de la unidad coordinadora es corresponsable en la toma de decisiones que han degradado al sector productivo. El incremento de las tarifas de gas, utilizado para el estufado del tabaco, puede llevar a tener pérdidas importantes a los productores que verdaderamente comercializan tabaco; si tal incremento no se compensa con una disminución o eliminación del pago por hectárea; de seguir las cosas como están, se dará la ridícula situación de que quebraran los que trabajan y los que no lo hacen, se enriquecerán gracias a la necedad e inconsistencia de las decisiones del estado, en materia de distribución del FET.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora